PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Copa Mundial De La Pena De 2010, Juegos de Copa Mundial De La Pena De 2010, Gratis Copa Mundial De La Pena De 2010

Copa Mundial De La Pena De 2010 Un momento, por favor. Declaro la existencia de un impedimento. Prosiga con la ceremonia. No puede proseguir. El Sr. Rochester tiene una esposa que está viva. ¿Quién es usted? Me llamo Briggs. Soy abogado del Sr. Mason. El de octubre de , Edward Rochester se casó con Bertha Mason, en la Iglesia de St. Mary, en el pueblo español Jamaica. La constancia de este casamiento la encontrarán en los registros de esa Iglesia. Es verdad. Es verdad. Lo juro. Ella vive en Thornfield. yo mismo la he visto. Soy su hermano. Pastor, cierre su libro. No habrá boda hoy. En su lugar, los invito a mi casa a conocer a la paciente de Grace Poole. Mi esposa. ¡Váyanse todos ustedes! ¡Aparten sus felicitaciones! Llegan años tarde. Esa, caballeros, es mi esposa juegos loca y el retoño de una familia loca, con quién la Iglesia me ata para siempre sin esperanza de divorcio. Esto es lo que quería tener juegos esta joven que parece tan seria y quieta en la boca del infierno. Miren la diferencia y luego, júzguenme. Jane. Jane, ni siquiera la conozco. Me casé a los en el pueblo español con una esposa ya preparada para mí. Me casé con ella, grosero, servil, ciego, cabeza dura como era. Jane, escúchame. Sufrí todas las agonías de un hombre atado a una esposa que era incontrolable, sin castidad. Observé sus excesos convertirse, al final, en locura. Y la traje a Inglaterra, a Thornfield. Jane, hice todo lo que Dios y los hombres demandaban. Cuando me fui de este lugar, mi firme deseo era encontrar una mujer a quien pudiera amar, un contraste con la furia que había dejado aquí. ¿Qué encontré? Una joven bailarina francesa, una sombrerera vienesa, una condesa napolitana con gusto por las joyas. De nuevo en Inglaterra, me dirigí otra vez a Thornfield. Alguien caminaba por allí, a la luz de la luna juegos una extraña criatura, casi como un duende. Asustó a mi caballo y entonces, apareció y seriamente, me ofreció su ayuda. Iba a ser ayudado por esa mano, y ayudado fui. Entonces, más tarde juegos ¿Te acuerdas, Jane? Dime que te acuerdas. Me acuerdo. Entraste a esa habitación. Qué tímida eras.



Remonter