PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Tanrei Copa, Juegos de Tanrei Copa, Gratis Tanrei Copa

NRegresen a su montaña y mátenlos allá. Mataremos en nombre del Nbosque del Dios Venado. ¿Por qué ese hombre está aquí? El Dios Venado curó sus heridas. NDebemos devolverlo al mundo. ¿El Dios Venado lo salvó? N¿Curó sus heridas? ¿Por qué no salvó a Nago? ¿No es el guardián de los bosques? El Dios Venado da la vida, Ny tambien la quita. ¿Los jabalíes ya han olvidado eso? No! NLe rogas al Dios Venado que lo ayudara. Y no rogaste por Nago! Le temía a la muerte Juegos NYo, igual que él Juegos llevo dentro de mí una piedra Nvenenosa de los humanos. Nago huyó. NYo me quedé y acepté mi muerte. Moro, ve con el Dios Venado! Ya he vivido mucho tiempo, San. El Dios Venado tomará mi vida. No, Madre! N¡Tu has protegido al Dios Venado! No nos engañas! Nago era fuerte y hermoso. NNuestro hermano jamas huiría. Los lobos se lo comieron! Silencio, insultan a mi madre! Escúchenme, Nsalvajes dioses de las montañas Juegos Fuí yo quien mató a Nago. Se había convertido en Nun demonio y atacó mi aldea. Era un gran jabalí. NAquí está mi prueba. Vine a esta tierra a pedirle al Dios Venado Nque me liberara de esta maldición. Curó mis heridas, Npero la cicatriz permanece. Debo sufrir mi destino, Nhasta que la maldición me destruya. Okkoto! NFinalmente alguien capaz de escuchar. Okkoto, espera! No debes comértelo! Eres la hija de Moro. NHe escuchado sobre tí. Tus ojos Juegos Atrás, no me lo comeré. Princesa de los dioses lobo Juegos No temas, les hablé del fin de Nago. Te doy las gracias, jóven. Me apena saber que de nuestra Ntribu haya salido un demonio. ¿Señor Okkoto Juegos sabe como podría Nlibrarme de esta maldición? Abandona este bosque. La próxima vez que Nnos encontremos, tendré que matarte. No podrán ganar contra Nlas armas de los humanos. Mira a mi tribu, Moro. NNos hacemos mas pequeños y mas tontos. Si seguimos así Juegos terminaremos como la carne Nmuerta que los humanos cazan. Arriesgar todo en una sola batalla Nes darle la ventaja a los humanos. No pido la ayuda de los lobos.



Remonter