PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Super Soccer Huelguistas, Juegos de Super Soccer Huelguistas, Gratis Super Soccer Huelguistas

Super Soccer Huelguistas ¡Oh Dios mío! Vi un arma y grite ¿Pero qué es esto, que pasa aquí? Y él nos disparó. La ventana voló en pedazos juegos creo que algunos alumnos quedaron heridos. Ya va ayuda en camino, Señora. ¡Oh Dios mío! Continúe en línea. Está disparando desde la biblioteca. ¡Hay disparos en la biblioteca! ¿Podemos salir? Espere un poco juegos Ahora los tiros vienen de la cafetería. Tengo que salir, está por aparecer. ¿Dónde es que dejo la cámara? Ya estoy esperando mucho tiempo. Buen día, aquí Wendy de la CNN. Buen día, Wendy. ¡Tengo una llamada urgente, puedes llamar más tarde! Pero la FOX tiene a alguien. ¿Por qué? Lo sé pero tengo muchas llamadas. No podemos atender a toda la gente. Quiero hablar con mi hija. Ya hace una hora que espero. Por favor, tenga calma. ¡Tenemos el derecho de saber donde están nuestros hijos! Tenemos a toda la gente ocupada en este momento. ¡No tengo ninguno en este momento! ¡Necesito saber qué pasa con mi hija! ¿Cómo puedo conseguir información de mi hija? No tengo ninguna información. ¿Pero por qué, Mi Dios? Pienso que mi hijo, Eric Harris, tiene algo que ver con el tiroteo. ¿Cómo? Él es parte de una banda, La Mafia de los Impermeables. ¿Habló con él, hoy? No. Todavía estamos buscando sospechosos. ¿De qué banda es parte su hijo? Ellos se hacen llamar La Mafia de los Impermeables. Vi el nombre en la televisión. Manténganse agachados. No quiero que nadie se lleve un tiro. Y manténganse calmos. Al final del tiroteo, Eric Harris y Dylan Klebold mataron alumnos y un profesor. y lastimaron a varias personas con las balas que fueron disparadas. Todas las armas que usaron fueron compradas de forma legal en locales de la zona. Y la mayoría de las balas vinieron de KMart en Littleton, al final de la calle. Se encontraron detalles en el diario de Eric Harris sobre juegos un proyecto para secuestrar un avión y estrellarlo en la ciudad de New York. Ciertamente hablamos de fantasías. Al final se dispararon a sí mismos. Y después el entro en la biblioteca y le disparo a todos a mi alrededor. Después me apunto el arma en la cabeza y me preguntó si queríamos morir todos.



Remonter