PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Super Rey De Los Defensores De, Juegos de Super Rey De Los Defensores De, Super Rey De Los Defensores De Gratis

En realidad nunca he conocido el amor en absoluto. No sé quién se lleva lo peor, si tú o yo. Tal ves si dejaras de tratar a las mujeres como depósitos de esperma, realmente te darías cuenta de que tienes un corazón. Oye, son las mujeres las que quieren ser tratadas de esa manera. De acuerdo, quizás sea algo que yo provoque en ellas. Mira, Jory, lo que tú y Melodie tienen es raro. Fuiste un niño muy malo mientras crecías. ¿Quién hubiera pensado que llegarías a ser un buen tipo? No soy tan bueno. Lo que realmente estoy tratando de hacer aquí, es averiguar una forma de sacarte de éste pozo negro antiséptico así toda la familia pueda estar junta para la lectura del testamento de Corrine. Quiero decir, que estés reteniendo mi herencia, ya no es válido. Eres tan bueno conmigo. Toma. En realidad no debería mezclar vino con mis antidepresivos. No te hará ningún daño. Son los bebés los que me preocupan. Supongo que un pequeño sorbo no les hará daño. ¡Cuidado! Los bebés. Así está mejor. Papá. Papá juegos ¿Qué pasa, hijo? No voy a ser capaz de alzar a mis hijos. No voy a ser capaz de enseñarles como andar en bicicleta. ¿Qué clase de padre por a ser? Hay cosas mucho más importantes que esas para ser padre. El prencipe ha regresado. Oh, mi amorcito. Lamento no haber ido a verte. Estaba aterrada. Por favor, ¿me perdonas? Tú eres mi esposa. Creo que la frágil criatura que eres. Así que. ¿Puedo mostrarte mi regalo de bienvenida? Lo hice instalar para que no tenga que estar atascado en el primer piso. No sé que decir. Bueno, no digas nada todavía. Vamos. Déjame llevarte a tu habitación. Muy bien. Pon tu brazos a mi alrededor. Y arriba. Pronto estarás lo bastante fuerte para entrar y salir de la cama por ti mismo. ¿Dónde está Mel? Ella se sentía un poco mareada esta mañana así que decidió tomar una siesta en una de las habitaciones de huéspedes. Náuseas matitutinas. No puedo creer que no esté aquí para ver ésto. ¿Qué estás haciendo? -¿Qué estás haciendo? -Su espina sigue frágil. ¡Has sido liberado, hermano! ¡Estas loco! ¡Es el paseo salvaje del



Remonter