PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Super La Magia De Las Patadas, Juegos de Super La Magia De Las Patadas, Super La Magia De Las Patadas Gratis

¡No está muerta! ¡No! ¡No está muerta! ¡Martin! ¡Martin! ¡Déjame! Vamos, ahora vamos. Lo siento. Lo siento. Está bien. Cálmate. Respira, Martin. Me ocuparé de ello. Todo está bien ahora. Martin. ¿Qué tal una taza de té? No tenemos tiempo. Martin, querido, cálmate. Iremos con los otros luego, pero primero debes calmarte. ¿Tú no bebes té? Sí, en la casa de Kristine. Ven. En mi casa, sólo yo bebo té. Jørgen siempre quiere un café. Soy el único en la tienda. Así que, Kristine juegos ¿es una chica que te gusta? Martin. ¡Martin! ¡Martin, espera! Martin. Gracias a todos por venir. Bueno, Martin. Puedes sentarte aquí. Muy bien, amigo. Gracias, Kristian. Y ahora me gustaría juegos que todos cantemos la canción favorita de Maya. Sorprendentemente, no me acuerdo del nombre de la canción. ¿Por qué no la puedo recordar? Ella encontraba muy hermosa esa canción. Lizzi, ayúdame. Hans, cariño, es juegos ¡Caramba, tú tampoco lo sabes! No me acuerdo. Lo siento mucho. No te preocupes por olvidarla. Gracias, Mona. Está en la punta de la lengua. Martin, ¿tú te acuerdas? # Corazón en silencio, el sol se está poniendo # # El sol que te define # # Los animales salen de los campos y van para las casas # # La cigüeña está en el nido # # Silencio, corazón en silencio # # El sol se está poniendo # # El silencio se extiende por el camino # # Y a lo largo de los sinuosos caminos juegos # # la abeja tardía juegos # # con su zumbido solitario juegos # # Silencio, corazón en silencio # Hans tiene una voz muy hermosa. Sí, y tú tienes un buen culo. ¡No! ¡Caramba! Rolf, tómalo con calma, ¿de acuerdo? Eres hermosa, AnneMarie. Tú me mereces, ese tonto de ahí. Basta, Rolf Blix. Este es el funeral de Maya. Qué lástima. Estás tan buena juegos Rolf, vete a casa. Estás demasiado borracho para estar aquí. Quién no puede controlarse, debe irse. Calma, Martin. Estoy jugando con AnneMarie. ¡Vete! ¡Fuera! Papá, ayúdame, por favor. Martin. Claro. Martin tiene razón. Esta no es forma de comportarse en el funeral de su madre, y de mi esposa. Y deja de tocar a mi esposa.



Remonter