PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Super La Escalada De Amor, Juegos de Super La Escalada De Amor, Super La Escalada De Amor Gratis

ser espía Juegos cuando eres la única Juegos persona negra de la ciudad. Tu mera existencia define tu propósito. No digo que sea imposible, solo digo que sería la película de James Bond más difícil de la historia. ¿Se imaginan una escena así? Idris Elba, James Bond, planta el C-, hace estallar la casa del malo, sube a una moto y va por la plaza en Edimburgo. Los malos lo persiguen. Sacan sus armas y comienzan a disparar. Comienza la persecución. Idris Elba, James Bond, salta de la moto, corre hacia una plaza concurrida, los malos van tras él. Logra despistarlos, pasa por un callejón, sale por el otro lado, encuentra un mercado atestado, se cubre la cabeza, se pone una barba, se camufla entre unos monjes. Los malos aparecen por la esquina. “¡Ahí está!”. James Bond logra despistarlos, se escabulle por una calle, sale por el otro, ve un centro de transporte, toma un autobús, va para un lado, se sube a un tren, va para el otro. Los malos salen por la esquina. “¡Ahí está!”. La película duraría diez minutos. Acabaría con James Bond jadeando en un callejón. “¿Cómo me encontraron?”. Nos perderíamos muchas escenas épicas. Como el momento en el que James revela su nombre. ¿Vieron esa escena tan esperada en un casino? Él vestido de esmoquin, jugando una partida de punto y banca de alto riesgo. Vemos que Idris Elba se acerca al cantinero para hacer el icónico pedido. “Cantinero, quiero un martini, agitado, no revuelto. Mi nombre es Juegos “. “James Bond. Lo sé”. “Disculpa, amigo, ¿nos conocemos?”. “No. Pero oí que hay un espía en la ciudad. Asumí que eras tú”. “¿Cómo te diste cuenta? ¿Por mi ropa?”. “Es que tienes algo Juegos “. “¿Algo como qué?”. “Ya sabes Juegos “. Sería difícil. Me divertí mucho en Escocia. Cada día que pasé allí sentí que aprendí algo. Aprendí algo que quiero compartir con ustedes. Espero que no sufran los mismos malestares que yo. Si van a Escocia, y alguna vez les ofrecen un trago, no lo acepten. Porque los escoceses, a diferencia de nosotros Juegos Nosotros bebemos para divertirnos. Ellos beben para morir. Yo creía que los escoceses hablaban con acento. Ahora sé que es que la gente intenta no vomitar. Es simplemente eso. “Bueno, qué le vas a hacer Juegos ¿Ustedes nunca bebieron eso que Juegos ?”. Cometí ese error cuando hice mis shows en Edimburgo. Al terminar uno de ellos, salí del lugar, y mi amigo Mick me estaba esperando tras bastidores. Me dijo: “¿Cómo estuvo tu show?”. “Muy bien. ¿El tuyo?”. Me dijo: “No estuvo mal. Iremos con los chicos al pub a beber. ¿Quieres venir?”. Le dije: “No me gusta beber, Mick. Me iré a casa”. Me contestó: “No se trata de beber. Iremos a pasar el rato. Solo bebe un traguito”. Y con eso me convenció. Los escoceses lo hacen muy bien. “Solo bebe un traguito”. Suena inofensivo, ¿verdad? “Es solo un traguito”. Parece pequeño. “Un traguito. Sí, pequeñito”. Nada suena peligroso de esa forma. ¿Qué sucedió en Nagasaki? “Lanzaron una bombita nuclear”. No parece tan malo. “Un traguito”. Dije: “Vamos por un traguito”. Y fui con ellos. Fuimos a beber. No lo recuerdo. Recuerdo que desperté en la cama, al día siguiente, casi desnudo.



Remonter