PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Super Euro Encabezados, Juegos de Super Euro Encabezados, Super Euro Encabezados Gratis

Se llevaron mi auto. Estacioné bien, lo juro. Se llevaron solo el mío. Mira. “Reservado para diplomáticos” Maldita diplomacia. Ahí hay una parada de taxis, ¿vamos juntos? Sí. ‘Un beso es muy poco ‘Para saber si te amo ‘Un beso es muy poco. ‘Para saber en verdad ‘Si me gustas Si me gustas Entre la Tosca, los tejanos, lo del auto y tus amigos Juegos me faltaba una patada y cantaba ‘bingo’. Perdona, mis amigos fueron groseros, lo siento, de veras. Bueno, yo también dije muchas burradas. Los sartenes Juegos Jamás lo hubiera imaginado. Es un buen trabajo. Además, era bueno, gané mucho dinero. Te creo. Fue una época en la que me idioticé en la universidad, quería abandonar. Luego Conocí a Bea y me cambió la vida. Me recibí en un año y conseguí este empleo que me encanta. Cuando me contrataron, no podía creerlo. Imagínate que hablé una hora con Duccio creyendo que era tu padre. ¿Con Duccio? ¿Cómo se te ocurrió algo así? Estaba delirando, te lo dije. Oye, Naná, ¿quieres ver algo? ¿Qué? Es una sorpresa, confía en mí. Ven. Está todo oscuro. La oscuridad me da miedo. Es hermoso. Este es el living. Bueno, la sala de estar. Bea odia los muebles. Lo sé, todo lo contrario de mí. ¿Y esto? El cuarto para los niños. ¿Y cuántos van a tener? Yo quisiera tres, cuatro o mil, pero tu hermana quiere uno solo. Dice que en una familia, cuántos más son, más se sufre. ¿Dice eso? Sí, no sé por qué. Dice que la familia es la guarida de la desgracia. Para mí, todo lo contrario. No está del todo equivocada, pero Juegos Me asombra que sea ella quien lo diga. Bueno, pero ¿te gusta o no? Sí, mucho. Aquí hay sitio para otra cama. Para la tía Naná. Para Juegos es muy amable de tu parte. ¿Vamos? No te habrás ofendido porque te llamé tía. No. Porque es lógico. Si ella es madre, tú serás tía. Lo sé, ya entendí. Si tu hermana tiene un hijo, ella, mamá y tú, tía. Detente aquí, no quiero entrar con el auto en la capilla. ¡Dios, qué pesada! Uno toma el auto para acercarse a los lugares. Parece la parada del autobús. Anda, caminemos un poco. ¿No habías hablado con el cura? Sí, pero quiero cerrar el trato. Además, quiero presentártelo, eres la hermana de la novia. Sí, claro, pero que sea rápido. Los curas me incomodan. ¡Madre mía, siempre te pasa algo! Bueno, después de lo que te pasó con tu novio, te entiendo. ¿Y tú qué sabes? ¡Buenos días, Don Italo! Y tú quién eres? Alessandro Riganti, el novio de Beatrice Del Treppo. ¡Sí, claro, claro! ¡Beatrice, querida, al fin te conozco! Ya era hora. Siempre ocupada, trabajando Juegos pero hoy, por fin, estamos aquí. Menos mal. ¡Por lo menos, nos vemos una vez! ¡Vamos, vamos, andando! Ya están todos aquí, esperándoles. No, no quiero. Vamos, solo un segundo. No, no Juegos Oye, es muy divertido. Anda, ven, ven. Quiero irme a casa! Anda, dijo que si no, no nos casa. Vamos, no me dejes ahora. ¿Estás loco? No me casará a mí. Vamos, además está medio gagá, ni siquiera lo notará. Bien, jóvenes, solo faltan ustedes. Si, no encontrábamos el evangelio. Bueno, procedamos. Esta me la pagarás. Él para mí es gracioso y simpático,



Remonter