PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Juegos de Super Acrobacias Extremas juego gratis

Eso es algo entre Dios y el bebé. No te incumbe. Esas lunáticas en Los Ángeles me dicen: “Christina, debes tener el bebé naturalmente. Debes tener un parto natural. Debes dar a luz desnuda en un arroyo. Si te duele, puedes morder una rama. Así han dado a luz las mujeres durante miles de años”. Claro, antes de que inventaran las drogas. Me preguntan cuál es mi plan. “Puta madre, planeo no sentir absolutamente nada”. Quiero un parto de los años . Duérmanme y despiértenme tres días después con un bebé y un martini. Démosle el bebé a una encantadora señora gorda de color, vestida de criada. Que Maisy lo críe. El joven de color se ríe. Está bien. Pueden relajarse. Puedo sentir cómo aprietan sus traseros. “Estamos en Seattle. No hacemos ese tipo de chistes”. Me dijeron: “Christina, te haremos una cesárea”. La programamos. Me dicen que la cabeza del bebé es grande y yo soy muy pequeña. “Tu… ‘cosita’ es muy pequeñita”. Fantástico. Entonces me harán una cesárea. ¿Qué creen que pasó el día programado? ¿Madres? Por supuesto. Empecé el trabajo de parto. Y exprimí a un ser humano por mi pequeña y frágil “cosita”. Me hicieron una episiotomía. ¡No! Para aquellos que no lo saben: me hicieron una incisión en el perineo. El área entre los huevos y el ano. ¡Guau! Creen que el parto es espantoso. No tanto como la primera vez que vas a cagar después de esa episiotomía. Dios mío. Eso sí que asusta, ¿no creen? Ahí abajo parece un sándwich de carne al estilo de Frankenstein. ¿Conocen los sándwiches de Arby’s? De esos que metes en la salsa y luego… Nadie te habla de eso. Nadie. Hay algo más que no te dicen. No les gustará. No quiero asustarlos, muchachos, pero cuando tienes un bebé… …odias a tu esposo. Apenas… bastante. Realmente lo odias. Solo al principio. Estás llenas de hormonas. Es traumático y todo es extraño. Podrías estar casada con Gandhi e igual… lo odiarías. Recuerdo una noche, mientras le daba de mamar a nuestro hijo, eran las : de la mañana, lo mecía, y murmuraba en la oscuridad. “ hijo de puta. Tu carrera sigue. Yo estoy atascada aquí amamantando a este bebé.



Remonter