PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Fútbol De Habilidad, Juegos de Fútbol De Habilidad, Gratis Fútbol De Habilidad

Fútbol De Habilidad ¿cómo quieres que no esté bien? Sí Juegos Toma, la comida. Muchas gracias. Ya he hecho el equipaje. Vendrás a verme a Tokio, ¿verdad, Kyoko? ¿Por fuerza debes irte hoy? Sí, no puedo quedarme más. Lástima. Siento no poder acompañarte a la estación. Tranquila. Vendrás a verme, ¿verdad? Dime que sí. Me alegra que te hayas quedado unos días. No como mis hermanos. Deberían haberse quedado más tiempo. Tienen trabajo. Son unos egoístas. Sólo saben pedir y luego se van a toda prisa. Tienen asuntos que atender, como tú tienes los tuyos. ¿Cómo pudo Shije pedirme aquella ropa? Es una egoísta. No te enfades con ella. Me da pena por mi madre. No se lo merecía. Un desconocido le habría mostrado más respeto. Sólo piensan en ellos mismos. No les importa nada más. Kyoko, yo a tu edad pensaba como tú. Pero es algo natural. Con el tiempo, Juegos los hijos y los padres se alejan. A la edad de Shije, una mujer tiene Juegos su propia vida y su familia está por delante de sus padres. Tu hermana no actúa con mala intención. Es normal que ponga por delante su propia felicidad. ¿Tú crees? Yo no pienso ser así. Me parece una conducta muy cruel. Y lo es. Pero todos los hijos actúan igual. Es cuestión de tiempo. ¿Tú también serás así? Sí. Imagino que sí, aunque no me guste admitirlo. La vida es decepcionante. Sí, con frecuencia. Bueno, debo irme. Sí. No llegues tarde. ¡Padre, me voy a trabajar! Por favor, cuídate mucho Gracias. Tú también. Ya sabes, ven a verme. Bueno, adiós. Adiós. Hasta pronto. Adiós. Adiós. ¿Kyoko se ha ido ya? Sí. Padre, debo irme hoy en el tren de la tarde. ¿Ya te vas? Sí. Muchas gracias por todo. Pero si no he hecho nada. Sí, nos has ayudado muchísimo. No. Mi difunta esposa me contó lo buena que fuiste con ella la noche que Juegos Juegos se quedó a dormir en tu casa. Sólo cumplí con mi obligación. Estaba muy contenta. Dijo que aquella fue la mejor noche de todas Juegos Juegos las que pasó en Tokio. Gracias. De nada. A ella le preocupaba tu futuro. No puedes seguir sola toda la vida. Aprovecha tu juventud. Debes casarte, y cuanto antes,



Remonter