PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Ronaldo velentine del día Aventure, Juegos de Ronaldo velentine del día Aventure, Ronaldo velentine del día Aventure Gratis

Por quinientos, yo lo llevaré adonde quiera. Bien. ¿Trae efectivo ahora? Te pagaré todo mañana. No lo conozco. Largo de aquí con esas tonterías. ¿Cómo lo ves? Sube atrás, nena. No, amigo… Tú lárgate a la . Cálmate, hombre. Es el bote de mi papá. Cálmate, me va a matar. ¡Fuera! Desátalo. Desátalo. Acaban de llevarse mi bote. No, un tipo apareció con un arma y se llevó el bote de mi papá. Escapó a bordo del bote, nos apuntó con una pistola. Una lancha rápida amarilla. PAGUE ADENTRO Descripción de bote robado. Repito, robado. Lancha rápida de doble motor. El sospechoso es un hombre caucásico. Entrado en sus . Habla la patrulla de puerto. Apague el motor. Apague el motor de inmediato. Somos la patrulla de puerto. Apague el motor de inmediato. Abriremos fuego. Es la última advertencia. ¡Dispara, dispara! ¡Julie! ¡Jules! ¡Jules! Amor, estoy aquí. Bien, vamos a darles agua. Sólo un poco. Sólo un poco. Sólo sórbelo de mi dedo. Eso es, eso es. Ya llegó papá. Ya llegué. Ven con papá. Ven, ven, ven. Vamos. Vamos. Vamos, Andy. Anda, vamos. Vamos, muchacho, vamos. Anda, vamos. Vamos, pequeño. Anda, ven. Ven a mí, anda. ¡Ven a mí! ¡Ven a mí! ¡Vamos! Eso es, eso es, eso es. Aquí estoy, mi amor. Eso es. Eso es, mi niño. Eso es, así me gusta. Te dije que todo saldría bien, campeón. Nos vamos a casa. Me gustaban las películas grandiosas como Horizontes de Grandeza. Ésa del oeste. HORIZONTES DE GRANDEZA Me gustaba Perdición con Fred MacMurray y Barbara Stanwyck. Películas románticas. Lo hicimos para estar juntos, pero nos está separando. ¿Qué quieres decir? Te da igual que nos veamos o no. No sigas, cariño. También me gustaba Espartaco. Las películas épicas y grandiosas. ESPARTACO Estas películas eran geniales. Siempre te emocionas cuando las ves. Y fueron las películas épicas las que me inspiraron a realizar Braveheart. Esto pasará a los anales de la cinematografía. Raramente se ve tanta gente en una toma. En principio me ofrecieron el guion como actor, pero… sentí cómo tenía que contar la historia porque revisaba continuamente las escenas en mi cabeza. Si empiezas a visualizar las secuencias en la cabeza, es una clara indicación de que deberías dirigirla. ¡Soy William Wallace! ¡Habéis venido a luchar como hombres libres… y hombres libres sois! El guion era muy inquietante. No era previsible. Y… su magnitud era ya suficiente. Y es un curioso momento histórico que yo no conocía. Está basado en un tal William Wallace quien vivió en Escocia en el siglo XIII. Fue un plebeyo, además de patriota. De hecho, consiguió derrotar a los ingleses. Wallace sólo quería la libertad. Amaba su país y en realidad sólo quería su libertad y la de sus compatriotas. Pero al mismo tiempo era un poco salvaje. En la batalla de Stirling despellejó al oficial al mando enemigo e hizo un cinturón con él. ¡Seguramente también un bolso y zapatos a juego! Así que ésta es la dicotomía de este hombre. Juntos podemos vencer. Si vencemos, tendremos lo que jamás hemos tenido. Un país propio. Mi esposa y yo fuimos a Edimburgo. Entramos en el castillo y vimos la estatua de William Wallace.



Remonter