PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Rey De Los Defensores De Aventure, Juegos de Rey De Los Defensores De Aventure, Rey De Los Defensores De Aventure Gratis

¿Amas a tu Rey, mi niña? Tanto como lo respeto, Señor. Cómo súbdita real, desearías que se disgustara? No podría ni siquiera soñarlo, Señor. Entonces serás realmente feliz complaciéndolo? Ven aquí, belleza, gracia natural, objeto encantador. Ven aquí. Mírame y olvidemos quienes realmente somos. Tu deseas complacerme y placer es todo lo que pido. Toma asiento, dame tu preciosa manito. Pero mi corazón pertenece a Fanfan. ¿Quién te pidió tu corazón? Todo lo que pido es un asunto insignificante. Soy una buena chica. Me lo debes por mi demostración. Si amas a Fanfan, agradecemelo. Mi deseo te permite ofrecer una prueba de tu amor, engañándolo en servicio de la lealtad que le has jurado. Unos momentos de placer que compartamos, le comprará el indulto. Luego, si tu conducta me satisface, Te recompensaré y les haré dueños de su felicidad. Pero tantas otras chicas quieren hacer ventaja de su belleza. Encuentro tu resistencia más estimulante. Te ordeno que me ames sin reservas. No, por favor, no me toque. ¿Qué esperas? Síguela. ¿Qué sucedió con el Rey? Nada. El Rey quería Juegos Y tu no. ¿Entonces? Lo abofeteé No lo hiciste! Lo hice. Pero si Monsieur Lebel me encuentra Juegos No lo hará. ¿Aboteaste al Rey? Es mi sueño. Felicitaciones Lebel. Corrí y corrí, pero se ha ido. Desapareció. Ahórrate las explicaciones. Quiero a esa chica, me oyes? Averigua donde está, pero hazlo con discreción. Secuéstrala y traela, discretamente. Tienes horas. Si es que no puedo contar contigo Juegos Mi amigo, lo único que puedo decir es Viva la Vida! Y estoy siendo modesto. He visto la muerte de cerca y no vale la pena conocerla. Alégrate, mi viuda! No bebas demasiado. Pierdes el control. Si no te gusta, siempre podrás ir a llorar a mi tumba. Por tí, Fanfan. ¿No ves a Adeline en mi vaso? Adeline, me está sonriendo. Ella me pide que beba de ella. No esperaba encontrarte ahí. Sal ahora mismo. Ha desaparecido. Adeline! ¡Te hemos estado buscando todo el día! ¡Regresa con Papá! Tu dile. Regresa Juegos Es extraño que haya desaparecido así. Es cierto. Déjame decirte algo. Ella no sabe de nuestra resurrección. Ella piensa que estás muerto. No le debes decir a una chica que no la amas antes de morir. ¿Cómo pudo no haberle importado que no era amada? Monsieur Fanfan La Tulipe? A nosotros? Soy yo, específicamente. He venido por mi señora. Madame de Pompadour. Madame de Juegos Pompadour? Vine a decirle que Adeline está segura, escondida en el convento de Mortelame. Segura, escondida? Por qué? ¿Está en peligro? El mayor. Ella abofeteó al Rey. ¿El Rey? de Francia? de Francia. ¿Conoce al Rey? Sí, agradezcanle a él que le regaló a ella sus vidas. ¿Cómo es posible? Ella se atrevió a hablarle al Rey de nosotros. ¿Abofeteó al Rey? ¿Por qué lo hizo? Esa mujer es mi tipo. El Rey le faltó el respeto y Juegos Dijo que está en Mortelame? Esta noche. Fetch Lebel. Mi señora le pide que sea cauteloso con Monsieur Lebel. Monsieur Lebel? Él juró encontrar a Adeline y llevársela al Rey. Podría venir por ti. Cuídese Fanfan La Tulipe. Si la ve, dígale que se anime y que la amo. Tranche-Montagne, estoy enamorado de una mujer digna de ser reina. La Franchise! Querido La Franchise. Abrázame. La hemos encontrado. Deja de preocuparte, Adeline está en el convento de Mortelame. Abofeteó al Rey y se encuentra escondida allí. Me casaré con ella, nos amamos. La coincidencia es muy grande. Pero hay que tener cuidado con Lebel. Abraza a tu yerno, Papá. A ti también, Fier-à-Bras. ¿Cuál de ustedes es el Sargento La Franchise? Él es, Señor. Mi nombre es Lebel, soy el consejero del Rey. El Rey me ha confiado una misión y deberán mantenerla en secreto. ¿Usted tiene una hija? Si, señor. ¿Dónde está ella ahora? Afortunado el que sepa. Yo no la he visto en todo el día. ¿Vendrá pronto? Eso espero. Usted es un sargento. ¿Le gustaría ser un oficial? Un oficial! ¿Un oficial? ¿Le gustaría que su hija fuera la esposa de un capitán o un coronel? ¿Que tenga una dote real y el Rey fuera el padrino de sus hijos? Usted puede convertir ese sueño en realidad. Simplemente infórmeme cuando Adeline haya regresado. Una palabra, Señor.



Remonter