PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Árbitro Desafío De La Copa Del Mundo De La Edición, Juegos de Árbitro Desafío De La Copa Del Mundo De La Edición, Árbitro Desafío De La Copa Del Mundo De La Edición Gratis

Árbitro Desafío De La Copa Del Mundo De La Edición La única belleza que respetaba era la fuerza. Y tuvo dos hijos jeugos dos alfeñiques. Detestaban las armas y la caza. Huía de ellos, Dr. Parry. Se refugió en una botella. Murió como vivió, de un modo alegre y extravagante. Lo siento. No, no lo sienta. No lo sienta por él. Debería descansar. Sí, ya lo sé. Hablo demasiado. Saque a Helen de esta casa. ¿Por qué? Porque sé que la quiere. Llévesela de aquí. Prometa que se la llevará de aquí. Está bien, lo prometo. Llévesela esta noche. Si necesita dinero, se lo daré. Dame el éter, Helen. ¿Lo tienes? Voy a preguntar a la enfermera Barker. Venga, por favor. Deme el éter, Helen no lo encuentra. Lo habéis usado hace una hora. ¿Dónde lo has puesto? Vamos a mirar otra vez. Ya no está. Son los únicos que han estado hoy aquí. A no ser que la Sra jeugos Has sido tú, Barker. ¡No! ¡Me obliga a sentarme fuera! No importa. Puede que el profesor sepa algo. Voy a verle. ¿Y mi coñac? Me lo bebí por tu bien. Me gustaría que dejaras de hacer cosas por mi bien. Con lo que pasa en esta casa, es mejor estar bien atento. Con un traguito estoy más lúcida. Veo mejor, oigo mejor Y me siento mucho mejor. Oates, ven, por favor. Coge el sombrero y el abrigo. Ahí está. Emma, un momento de seriedad. Mantente despierta hasta que vuelva. Vigila a Helen. No tardaré. ¡La vigilaría mucho mejor con un trago! No lo entiendo. El éter se ha usado hace menos de dos horas. Stephen se lo pidió a Helen. Desgraciadamente, no tengo más. Tienes que ir al pueblo por éter. Hay tormenta, Albert. ¿Es necesario? Si no lo fuera, no te lo pediría. Está bien, iré. En el pueblo no hay. He preguntado esta mañana. Tendré que ir a Morristown. Llevará horas. Lo siento. Es una emergencia. Lo sientes, pero tengo que ir yo. ¿Tiene otro estimulante? ¿Brandy? Por ejemplo. Voy por una botella. ¿Le dirá a Helen que lo recoja en la cocina? Sí. Sra. Oates. ¿Señor? Vamos por una botella de brandy. Sí, señor. ¡Oh, no! ¡La he hecho buena! ¿Ha traído una cerilla? No, señor. No importa. Puede que yo lleve. Ya está. Creo que ha salido rodando por allí.



Remonter