PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Rápido De La Tanda De Super Penaltis, Juegos de Rápido De La Tanda De Super Penaltis, Rápido De La Tanda De Super Penaltis Gratis

¿No podría ser yo el capitán o el coronel? ¿Por qué no? Seré un buen marido. Por qué no? Pero primero, el Rey deberá estar cansado de los encantos de la joven. No tengo apuro. Con mi futuro asegurado, puedo esperar. Está en el convento de Mortelame. ¿Por qué no lo dijo antes? Al principio dudé de su identidad, pero sus palabras me inspiraron confianza. Estoy feliz de estar al servicio de Su Majestad con honor y dignidad. Servir al Rey es servir por la gloria del Reino de Francia. ¿Usted es sólo un sargento? Pensaremos en usted. Usted tiene todos los defectos como para recibir los más viles honores. Si entiendo bien, el Rey no es inmune a los encantos de Adeline. Sabía que había algo en ella. Si te conviertes en coronel, yo seré tu general. ¿Por qué no mariscal de campo? Monsieur Lebel. Sí? ¿Puedo llamarle la atención sobre el soldado Fanfan La Tulipe? Si queremos triunfar, debemos cuidarnos de él. Adeline nunca se someterá ante el Rey mientras siga enamorada de Fanfan. Ella lo ama hasta la muerte. Usted me agrada. Tiene un espíritu noble, debería estar a mi servicio. Estar en Cornette Inn al alba comandar a unos hombres fuertes. Detendremos a Adeline en su refugio. Con respecto a Fanfan, nos encargaremos de él Juegos como más nos convenga. ¿Te sientes mejor? ¿Cómo va tu vida? Siento como si pollos estuvieran saliendo del casacarón en mi cabeza. Anoche bebimos demasiado. Así es. Buen día, suegro! ¿Por qué tan desanimado? Soy un bastardo. ¿Por qué? Soy un cerdo. Hasta Judas me escupiría. Monsieur Lebel vino anoche. Ahora sabe donde está Adeline. ¿Usted le contó? Yo no, Fier-a-Bras. Pero yo no lo detuve. Ahora irán a secuestrar a Adeline. ¿Qué dice? ¿Cuándo partieron? Hace horas. Una cosa más. También decidieron matarte. ¿No olvidas algo más, no? ¿No hay nada más? No, es todo por ahora. Me gustaría ser días más viejo. ¿Por qué? Estaré muerto entonces, cuando ataque el enemigo. Nadie se lamentará, ni siquiera yo. Pero por qué? Tranche-Montagne, vamos! Ayúdeme, hermana. Bandidos me persiguen. Entre, muchacho. Por aquí. Atención! Esas bestias! Retrocedamos. Aguanta! Es el turno de nosotros cuatro ahora. Ayuda! Toma esto! ¿A donde se fue? Por allí. Ayuda, La Franchise! Te tengo Fanfan. No más tulipanes. Habrá tulipanes en tu tumba. Déjenme ir! Se llevan a Adeline! Sígueme. Pero, ¿No es esta una bandera? Pertenece al más asombrado y desconcertado de los enemigos. En la emoción de perseguir el carruaje, ambos grupos habían pasado detrás de las líneas enemigas. El enemigo pensó, ¿Es esta una estrategia? “El enemigo nos ha engañado!” Los mensajeros inmediatamente informaron al Mariscal Brandeburg. Un notable estratega el mariscal Brandeburg. Recibió un informe coherente de parte de los mensajeros. Al tanto de la situación, tomó cartas en el asunto. Con una ingeniosa improvisación, ordenó un ataque sorpresa. Momentos más tarde, los mensajeros corrieron para darle la orden al mariscal. La infantería y la caballería al frente, la artillería justo detrás de ellos. Su majestad Juegos Louis XV no estaba menos desconcertado por el comportamiento del enemigo.



Remonter