PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Juegos de Rápido Copa Del Mundo De Fútbol Aventuras juego gratis

¡Mandaría a esos militares al infierno! Sube. Vista al frente. ¿Dónde está tu gorro? Nunca lo llevo si no estoy obligada. ¡Pero el sol! Te pondrás morena. Es el momento más caluroso del día. No es el sol el que nos hace morenos, ¿verdad? Era obvio que Taylor estaba colado por ella, Mentiría si dijera que yo no la había encontrado muy atractiva, Pero había presenciado demasiadas situaciones entre oficiales y muchachas anglo indias, Decidí guardar mis sentimientos y dedicar mi mente al trabajo. ¡Pater! ¡Pater, cariño! ¡Pater! ¡Pater, querido! Mi chica. Mi niña. ¿Dónde está madre? Probablemente dentro, esperándote. ¡Mater! Llamaba Pater a su padre y Mater a su madre, Todo en su pequeño mundo no era más que un espejismo ilusorio, Todo era mendigado, prestado o robado de la sociedad Británica que los había creado y repudiado al mismo tiempo, ¡Mi niña! ¡Mi querida niña! Están aquí los soldados, madre. Mira. ¿No es una hermosa vista? Victoria, ahí está ese coronel otra vez. ¡Victoria! Victoria, ¿es ese el coronel que no te gustaba? Porque a mí me parece todo un caballero. ¿Por qué no le dices al coronel que si quiere venir a tomarse más tarde una cerveza? Estupendo. Victoria, nos tendría más simpatía sabiendo quienes somos. Tiene ahora una ligera idea. Oh, querida. Lo que ocurriría en la India si los hombres como el coronel se decidieran a marcharse. Lo sé, pater, pero es que se van. Muchos en Delhi dicen que muy pronto. ¡No pueden irse! Si los británicos dejan la India, ¿qué ocurrirá con los anglo indios? ¡Estaremos acabados! Pero la mayoría de los británicos con los que he hablado en Delhi apenas saben que existen los anglo indios. No somos más que una gota en un cubo para ellos y los indios. Supongo que debemos parecerte insignificantes después de conocer a esos estirados de Delhi. Pero aún eres una de los nuestros, Victoria, y cuanto antes te convenzas de ello será mejor. Mater, déjame ayudarte con eso. No, tú siéntate, niña y déjame que te mime un poco. No he tenido ocasión aún. Has estado lejos tanto tiempo.



Remonter