PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Tanda De Penaltis, Juegos de Tanda De Penaltis, Gratis Tanda De Penaltis

Tanda De Penaltis Cómo te atreves! Vamos, sin payasadas. Nunca fui tan groseramente insultada en toda mi vida. ¿Insultada? Simplemente te dediqué el enorme cumplido de ser totalmente honesto. Sr. Rochester, usted es un cerdo y un canalla. Pensé que se había ido. Cambié de opinión, o más bien, la familia Ingram cambió la suya. ¿Por qué está llorando? Estaba pensando en tener que dejar Thornfield. Se ha encariñado con la pequeña y tonta Adele, ¿no es cierto? Y con la simple vieja Sra. Fairfax. Sí, señor. Lamentará tener que alejarse de ellas. Sí, señor. Siempre es así en esta vida. En cuanto te has establecido en un agradable y relajado lugar, te ves obligado a dejarlo. Como le dije, señor, estaré lista cuando lleguen las órdenes. Llegan ahora. Entonces, está juegos decidido. Todo decidido, incluso acerca de su futura situación. ¿Encontró un lugar para mí? Sí, Jane. Al oeste en Irlanda. Le gustará Irlanda, creo. La gente es cálida ahí. Está muy lejos, señor. ¿De qué, Jane? De Inglaterra y de Thornfield. Bien juegos Y de usted, señor. Sí, Jane, es un largo trayecto. Cuando llegue allí, probablemente no volveré a verla. Hemos sido buenos amigos, Jane, ¿no es así? Sí, señor. Incluso los buenos amigos se ven forzados a partir. Hagamos cuanto podamos con el poco tiempo que nos queda. Sentémonos aquí, en paz, aunque estemos destinados a no sentarnos nunca más aquí. A veces, tengo un raro sentimiento con respecto a usted, Jane. Especialmente, cuando está tan cerca de mí como ahora. Como si tuviera una cuerda, en algún lugar bajo mi costilla izquierda, intrincadamente atada a una cuerda similar situada en la correspondiente esquina de su pequeña estructura. Y si tuviéramos que separarnos, esa cuerda de comunión se rompería. Tengo la nerviosa idea de que sangraría por dentro. En cuanto a usted, me olvidaría. Eso nunca pasará, señor. Usted lo sabe. Veo la necesidad de irme, pero es como ver la necesidad de la muerte. ¿Dónde ve esa necesidad? En su novia. ¿Mi novia? No tengo novia. Pero la tendrá. Sí, la tendré, la tendré. ¿Cree que puedo quedarme aquí para convertirme en nada para usted?



Remonter