PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Patada Lateral Aventuras, Juegos de Patada Lateral Aventuras, Patada Lateral Aventuras vGratis

Debías habernos dicho algo. No creas que no nos alegra verte, y juegos curado del todo, ¿verdad? Así es papi. Han hecho maravillas. Estoy completamente reformado. ¿Todo sigue igual por aquí? Oye, papi. Hay un tío extraño sentado en el sofá juegos crunchi, crunchi, crunchi tostadas. Es Joe. Vive aquí ahora. De inquilino. Sí, eso es. Alquiló tu habitación. ¿Qué tal, Joe? ¿Encuentras la habitación confortable? ¿Alguna pega? He oído hablar de ti. Ya sé lo que hiciste. Rompiéndole el corazón a tus pobres padres. ¿Has vuelto, eh? Has vuelto a hacer la vida imposible otra vez a tus encantadores padres. Por encima de mi cadáver. Porque has de saber que ellos más que como a un huésped juegos me tratan como a un hijo. No se peleen aquí. Haz el favor de taparte la boca. Eres repulsivo. ¿Te sientes mal, muchacho? Calla. Es el tratamiento. Es repugnante. Como para perder el apetito. Déjale, Joe. Es el tratamiento. ¿Tú crees que deberíamos hacer algo? ¿Quieres que te haga una tacita de té, hijo? ¿Qué es lo que han hecho con todas mis cosas? Bueno, verás juegos tus cosas, hijo. Se las llevó la policía. Se trata de una nueva ley juegos una ley de compensación a las víctimas. ¿Qué ha sido de Basil? ¿Dónde está mi serpiente? Verás juegos tuvo un accidente. Se murió. ¿Qué va a ser ahora de mí? Porque juegos ése está en mi cuarto. Está claro. Pero este es mi hogar también. ¿Qué decís a eso, papis? Pues tendremos que pensar despacio. No podemos poner a Joe de patitas en la calle. Así como así. El hombre juegos tiene aquí su trabajo. Tiene un contrato de años. Hemos llegado a un especie de acuerdo. ¿No es eso, Joe? Hazte cargo, hijo juegos Joe tiene pagado el alquiler del mes que viene juegos de momento no podemos echarle juegos más adelante ya veremos. ¿No crees? Hay algo más. Yo tengo que pensar en Uds. juegos se han portado conmigo como unos padres. No estaría bien que yo me largara juegos dejándoles a merced de este pequeño monstruo juegos que nunca ha sido un hijo como Dios manda. Vaya, se ha echado a llorar. Pero eso no es más que un truco. Déjenle que se busque una habitación por ahí juegos que considere sus errores y aprenda que un mal tipo como él juegos no merece unos papis tan estupendos como los que tiene. Está bien. Ya entiendo cómo están las cosas. He sufrido juegos y he sufrido. Y todos quieren que siga sufriendo. También tú has hecho sufrir. Por eso es justo que ahora sufras tú. Me han contado ahí mismo juegos en esa mesa, todas tus fechorías. Y te aseguro que no era nada agradable. Me ponía malo sólo con oírlo. Mira lo que has hecho a tu pobre madre. Vamos, vamos. De acuerdo. Me marcho ahora mismo. No volverán a videarme más. Seguiré mi camino. Muchísimas gracias. Algún día os pesará la conciencia. Por favor, no lo tomes así, hijo. ¿Me das unos acortantes, hermano? ¿Me das unos acortantes, hermano? ¿Me das unos acortantes, hermano? Gracias, hermano. ¡Vaya por Dios! ¡Pero no te jode! ¡La Madre de Dios y todos los santos del cielo nos amparen! ¡Por Dios, nunca olvido una cara! Nunca olvido ninguna cara.



Remonter