PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Ninja Arquero, Juegos de Ninja Arquero, Ninja Arquero Gratis

Ninja Arquero ¡Buen viaje! Pero antes de irme, me va a oír. Estoy cansada de ser el blanco de una vieja malvada. Nadie le pide que se quede. Si se levantara, no me quedaría. No necesito este trabajo. ¿Por qué no se va? ¡Lo que necesita es un guarda! Si no vuelve a andar, me da igual. Por mí puede quedarse en la cama lo que le queda de vida. Ya aguanté lo indecible. Esto es demasiado. Esta noche me voy de esta casa. Enseguida me libro de ellas. Odio a las enfermeras. Se pasan la vida toqueteándote, lavándote la cara. Helen, ¿sabes que asesinaron a una chica jeugos aquí, hace mucho tiempo? Yo lo vi. Arriba. Desde la ventana. Estaba anocheciendo. Pensé que era un árbol del jardín. Estaba inmóvil, esperando. Y cuando la pobre e ingenua criatura salió de la casa, el árbol se movió y la tiró al pozo. Demasiado tarde. No pude encontrar la cuerda. Esa muchacha eras tú, Helen. Ven aquí. Ven aquí. Debes irte. Deja esta casa. Vete con la enfermera Barker. No esperes al Dr. Parry, no esperes a nadie. Si no, haz lo que yo te diga. Métete debajo de la cama. ¿Lo entiendes? Tienes que esconderte. Debajo de la cama. ¿Por qué no haces lo que te digo? ¿Por qué no me escuchas? ¿Por qué no me escucha nadie? ¿Puedo llevarme un carro? Lo dejaré en el pueblo. Que Oates lo recoja mañana. Muy bien. Le acompaño y enganchamos el carro. Es muy amable, profesor. He salido a caminar. ¿Con esta lluvia? Sí, con esta lluvia. ¿Te importa hacerme un favor? ¿Qué? La enfermera Barker nos deja. Ya que estás mojado, tal vez no te moleste enganchar el carro. Todo el mundo se va de casa. Como en vacaciones. Será un placer. Lo mismo digo. Adiós, profesor Warren. Adiós. Helen, dile a Blanche que quiero verla en el estudio. ¿Llevas mucho tiempo aquí? Estaba fuera con la enfermera. La puerta estaba abierta. ¿Has entrado por ahí? Helen, olvida lo que has visto aquí. Déjame a mí. ¿Lo comprendes? Toma la vela. Ven conmigo. ¿No pensarás que he sido yo? Espera. Creo que tengo una cerilla. ¿Dónde está? Ahí está. ¡Helen! ¡Sácame de aquí! ¿Sí? El número, por favor. El número, por favor.



Remonter