PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Mini-putt 3, Juegos de Mini-putt 3, Mini-putt 3 Gratis

Mini-putt 3 Sí, sí. ¡Cuidado! Vamos a ir al galope. ¡Agárrese bien! Sí. ¿Tiene miedo? Sólo de usted. ¿Es verdad que tiene miedo de mí? Sí. Y le detesto. ¿Por qué? Porque tiene demasiada suerte. No vuelva a decir eso nunca más. ¡Demasiada suerte! Demasiado dinero y muchas mujeres. ¿Es eso un crimen? Me gustaría verle sufrir. ¡Inténtelo! ¡Ah! Tiene miedo de que le vean. ¡Pues bien, que nos vean! ¡Que nos vean! ¡Basta! ¡Le he dicho que basta! ¡Volvamos! ¿Duerme en la misma habitación que su esposa? No. Y mi habitación, ¿está lejos de la suya? No demasiado. ¡Continúen! Buenas noches. Buenas. ¿Qué tal estás, querida mía? Te encuentro un poco triste. Sí. Estoy un poco melancólica. Mercedes está muy triste. Estoy segura de que es por tu culpa. Tu manera de hacerlas sufrir va a hacer que me quede sin amigas. Buenas noches. ¿Qué tal? ¿Están bien? ¡Que joven tan encantadora! Seguro que debe ser tu próxima víctima. ¿Su víctima? Eso me asombraría mucho, porque no depende de él. ¡Ah, la señorita es francesa! Discúlpeme. Están ustedes en su casa. La Srta. Eva Marchand y su padre, el escritor hispanista Stanislas Marchand. Mi mujer. Desde luego, es muy guapa. Perdón. Gracias. No tienes nada que hacer con ella, amigo mío. ¡Pobre papá, has bebido demasiado! ¡Después de años sin hacerlo, me moría de ganas! Mañana, te va a doler la cabeza. ¿No lo entiendes? ¡Un día sin Manuela! ¡Una noche sin Manuela! Dicen que las mujeres son la sal de la vida. Debe ser por eso que los hombres van tras ellas. ¡Ayúdame un poco! Buenas noches. Buenas noches, mi pequeña hija. Buenas noches, mi pequeño pichón querido y adorado. ¡Vamos! ¡Eh! ¿Qué sucede? ¿Qué pasa, Eva? He sido yo. Se me ha caído una lámpara. He tenido una pesadilla. Ya vengo. ¿Dónde está el interruptor? ¡Vete a acostar, papá! Ya no tengo miedo. Te aseguro que no ha sido nada. Pero, no quiero que tengas miedo. ¡Deja la puerta abierta! Te quiero. Ven a verme mañana a las cinco a La Realidad. Es una escuela de baile. ¡Qué, Viñal, ¿ya está todo listo? Sí, Sr. Albert, todo listo. Le he reservado una buena mesa.



Remonter