PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Mejor Mini-putt, Juegos de Mejor Mini-putt, Mejor Mini-putt Gratis

deformaría la cara. Por esto la sociedad siente miedo de nosotros. También queremos disfrutar de este hermoso mundo. ¿Cómo es que nadie viene? Es porque el día está helado. El frío, ¿no? ¿Se pone helado y la gente no quiere comer? Saldré un momento. ¿Señora Tokue? ¿Si? Hoy vamos a dejarlo hasta aquí. Entiendo. Me marcho, adios. Buen día. Tenga su correo. Gracias. Jefe, ¿sucederá luego de que acabe esta primavera? ¿se volverá más melancólico? Cuando cocino pasta de frijol rojo, escucho atentamente los susurros de los frijoles. Piense que los frijoles experimentaron el sol, la lluvia y el viento antes de ser traídos aquí. Podrían contarle incluso la historia de su viaje. Si, escuche con mucho cuidado. Creo que todo lo que existe puede comunicarnos algo. Asi que escuche incluso a los rayos del sol. El viento también tratará de hablarle. Tal vez es por esto que cada tarde cuando el viento sopla, las hojas se arremolinan todas juntas frente a las rejas de los hogares. Me gusta pensar que están tratando de comunicarnos algo. Lo están saludando, Jefe. Jefe juegos Yo solía vivir pensando que cada día era un día menos de esta difícil vida, pues a veces este mundo nos agobia. Por esto empecé a utilizar esta filosofía más positiva para vivir. Siento que le debo de comunicar estas palabras, siempre pensé que usted, Jefe, tarde o temprano, algún día crearía su propio estilo de dorayaki. En ese momento, por favor escoja su propio camino para hacerlo. Sé que será capaz. Disculpe, ¿y la señora Tokue? Renunció. ¿Qué pasó? Esto juegos Huí de casa. ¿Huíste? ¿Desde cuándo? Esta mañana. ¿Qué pasó está mañana? Se llama Marvin. Con mi familia vivimos en un departamento y las mascotas están prohibidas. Al parecer un vecino se enteró y nos denunció al casero. El otro día hablé con la señora Tokue y me dijo que uno de ustedes podría adoptarlo. ¿Eso dijo? Si, la primera vez que hablé con ella aquí. ¿Y luego? Luego dijo que si usted no lo quería ella lo adoptaría sin dudar. Que decisión más arbitraria. ¿Entonces? En mi edificio tampoco



Remonter