PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Mejor Fútbol Americano, Juegos de Mejor Fútbol Americano, Mejor Fútbol Americano Gratis

llevabas esa enorme corona de flores. Y llevaste esa ofrenda todo el camino hasta la veleta. Sí, solía hacerlo en esos tiempos, porque es una muy vieja costumbre, la “Ceremonia de la corona”. Era tan increíblemente tenso y emocionante, permanecer ahí y observarte. Sólo pensar, sólo imaginar, ¿y si fueras a caer? ¿Y si el Maestro Constructor fuera a caer? Sí, bueno, sí, podía haber sucedido, en realidad. Podría, porque uno de esos pequeños ángeles blancos, uno de esos terribles diablillos traviesos, estaba gritándome: “¡Bravo, Maestro Constructor!” ¡Sí! Y estaba agitando su bandera tan salvajemente, que cuando la vi, algo sucedió. Em juegos empecé a marearme. Mira. Sí. Es cierto. Esa eras tú. No podía creer que hubiera un hombre en la tierra, que podría construir una torre así. Y luego ese mismo hombre simplemente pudiera estar ahí, en la punta, y no estar siquiera un poco mareado. Bueno juegos Ahí es cuando la cosa sucedió juegos ¿Qué? Estoy segura de no tener que recordarte esa parte de la historia. Lo siento. Por favor, yo juegos ¿Rcuerdas de que había un banquete en tu honor en el club? Sí, por supuesto. Después del banquete, fuiste invitado a tomar el té en nuestra casa. Eso es absolutamente cierto. Debo decir, Srta Wangel, es realmente notable lo bien que has conseguido, recordar todos esos detalles sin sentido. ¿”Detalles sin sentido”? Realmente eres muy gracioso, ¿no? ¿También crees que fue un “Detalle sin sentido”, cuando entraste en la sala de estar, y yo estaba allí, completamente sola? ¿Eras tú? Creo que entonces me llamaste diablo travieso. Estoy seguro que no lo hice. Dijiste que me veía hermosa con mi vestido blanco. Hermosa. “Igual que una pequeña princesa”, dijiste. Estoy seguro de que parecías una princesa, Srta Wangel. Y entonces dijiste, que cuando creciera, te gustaría que sea tu princesa. ¿Lo dije? Si. Sí, lo dijiste. Y cuando pregunté cuánto tiempo tendría que esperar para que volvieras, dijiste que volverías en años, como una extraña criatura de montaña semihumana, que me agarrarías, me secuestrarias



Remonter