PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Mejor Deportes Jefes De Fútbol, Juegos de Mejor Deportes Jefes De Fútbol, Mejor Deportes Jefes De Fútbol Gratis

parte de Robert Rich y su preciosa historia, – muchas gracias. Qué raro es. Theo, no encuentro al señor Rich. Aparentemente Juegos ¿Quién demonios es Robert Rich? Tengo que dejarte. Será mejor que no sea quien dicen. Señor Trumbo. ¿Sí? ¿Es usted Robert Rich? ¿Ha escrito “El Bravo”? Bueno, sigo una política de no llevarme el crédito por ninguna película. Así es posible que haya tenido algo que ver con todas. Menos las malas, que son obra de mis enemigos. ¿Qué postura tiene respecto a la lista negra? Estoy en ella. Junto con miles más. ¿Está usando esta polémica sobre Robert Rich para ponerle fin? “El Bravo” es una peliculita preciosa. Si los rumores de mi implicación sirven para vender entradas, pues bien. Y si las extrañas circunstancias de su autoría sirven para plantear preguntas, mejor aún. ¿Trumbo? ¿Sí? Te llaman. ¿Quién es? Algún loco que dice que es Kirk Douglas. ¿En serio? Gracias, Nikola. ¿Niki? Soy Kirk. Kirk. Dalton. Disculpe, hemos tenido muchas llamadas de bromistas. Lo puedo imaginar. Por favor, siéntese. ¿Quiere tomar algo? No, gracias. Está bien. ¿Y bien? Voy a hacer una nueva película. Acabo de recibir el guion. Eso deben de ser siete horas de entretenimiento. Ni una sola página es entretenida. Pero esconde una buena historia. Sobre un hombre que intentó enfrentarse al mundo. Por ahora vamos bien. Era un esclavo que dirigió una revuelta contra el Imperio Romano. ¿Cómo se llama? Espartaco. No. No puedo decirle en qué estoy trabajando, solo diré que la lista negra está viva y también el mercado negro. Sí, puede citarme. Ver mi nombre en los periódicos saca de quicio a determinadas personas. Por supuesto. Aquí está. Kirk. Hedda. Quiero que conozcas a un amigo, Bob Stripling. Del Comité de Actividades Antiestadounidenses. Señor Douglas. Señor Stripling. ¿Tomas algo? No, gracias. Dijiste que era importante. Solo si has contratado a Dalton Trumbo. Eso es asunto mío. No lo es, señor Douglas. Es asunto nuestro. ¿Por qué? Porque hay que proteger a este país. ¿Y cómo lo hace? ¿Por qué no se lo demuestro llamándole al estrado?



Remonter