PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Juegos de Mejor Arquero de Formación juego gratis

¿Imaginan decirle a un niño esto? “Aguántate, marica”. “Deja de llorar, mariposón”. ¿Saben qué pasa cuando les dicen a los niños que no lloren? Cuando son hombres adultos, manosean a las mujeres. Es cierto. No sé. No sé cómo criaré a un varón en el mundo de hoy. No puedo vestirlo de color azul. Todavía no eligió su identidad de género. Es abuso infantil. No puedo usar pronombres masculinos ni femeninos. ¿Escucharon hablar del género “no binario”? Es un tema que me resulta fascinante. No es lo mismo que la orientación ual. No se trata de ser gay, hetero o biual. Es la expresión de género. En la mañana puedo decir: “Soy mujer”. Para la hora del almuerzo, puedes decir: “Soy un chico”. Puedes identificarte con las estrellas. O con los colores. Incluso con los animales. Puedes pedirle a la gente que, cuando te hablen, usen el género neutro. Imagínate explicarle a tu padre qué es el género no binario. Mi padre me respondió: “Sí, entiendo”. “Nosotros les decíamos maricas”. No puedes explicárselo a los ancianos. Mi padre no distingue el control de la TV del control del decodificador. ¡Ya pasaron años! Todo esto del género no binario existe desde hace tiempo. No es nada nuevo. Pero… Pero sus representantes siempre han sido llamativos. Siempre han sido excepcionales. Han sido siempre como David Bowie. No como el cajero del supermercado de productos naturales. En fin. No discrimino a la gente por su género, orientación ual, raza o peso. No los juzgo por nada de eso. Los juzgo por cómo hablan. Claro que sí. No quiero volver a escuchar: “Yo y Tom vamos a la playa” o “Yo y Stacy vamos a cenar”. No se dice “yo” primero, tonto. Hablas como… ¡Sí! Hablas como Lucas Comegalletas. “Ah, yo querer comer galleta”. Yo tener un aneurisma si yo escucharlo otra vez. No compras libros en una “libraria”. No vas a Starbucks para ordenar un “espreso”. No se dice “desfortunadamente”. El culo de J.Lo no es “volumtuoso”. Y no te comes una tarta de zanagorias . ¡Sí! Me encanta cuando me dicen: “¿Sabes algo, Christina? Es una desgracia caída del cielo”.



Remonter