PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Libertadores Mejor copa, Juegos de Libertadores Mejor copa, Libertadores Mejor copa Gratis

¿Se rodó por las escaleras? Sí, señor. ¿Entonces Vanning no la empujó o la tiró por las escaleras? No. La golpeó tan fuerte que ella perdió el equilibrio y juegos Accidentalmente rodó por las escaleras, ¿no es cierto? Sí, señor. ¿Entonces Vanning no la mató? Sí la mató. Sí. Pero usted dijo que fue un accidente. Ahora, ¿qué fue? Le estoy diciendo que él la mató. Yo lo vi y por eso quería matarme a mí también. Y en resumen, me faltan palabras para inculcarles juegos que nunca deben perder de vista el fondo de este caso juegos un fondo atroz y despiadado del cual surgió el motivo juegos para este asesinato de una chica inocente. Deben considerar a Vanning no sólo como el asesino juegos sino como el vicezar juegos quien en este momento está cobrándole por la fuerza su tributo juegos a una ciudad supina y cobarde. Para defender este imperio de vicio y crimen juegos Vanning usa los mismos métodos que usó para construirlo y mantenerlo: Insidiosos sobornos para corromper, violencia brutal para intimidar juegos y homicidio a sangre fría para silenciar a quien se atreva a protestar. Si todo esto hubiera tenido éxito como a menudo ocurrió en el pasado juegos yo no estaría aquí procesando a Vanning por homicidio. ¿Y por qué falló él? ¿Fue porque nuestros ciudadanos líderes se levantaron con justa indignación juegos para limpiar a la ciudad de este mafioso criminal? Damas y caballeros juegos estos ciudadanos líderes, hombres de reción, de prestigio, de rectitud juegos que invocaban que a la ciudad la controlaban el crimen y la corrupción juegos cuando fueron llamados a testificar, a hacer algo al respecto juegos a arriesgar aunque fuera un poco, ¿lo hicieron? No. Estaban muy ocupados o muy temerosos. De todos los millones de personas de esta gran ciudad juegos sólo cinco chicas tuvieron la valentía de afrontar juegos y acusar a Johnny Vanning. A pesar de las amenazas y represalias, del horror que conocían bien juegos quisieron aparecer ante ustedes para testificar. Y déjenme ser el primero en admitir la verdad de las acusaciones



Remonter