PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

La Copa Del Mundo De 2014 Juego 3, Juegos de La Copa Del Mundo De 2014 Juego 3, La Copa Del Mundo De 2014 Juego 3 Gratis

La Copa Del Mundo De 2014 Juego 3 Sí, Majestad. Hay un hombre caído ahí atrás. Ve a ver por qué Es la peste, Majestad. Vamosnos de aqui. Vamos. Escolten a la Reina. ¡Quítense! ¡Apártense! ¡Apártense! Buenas noches. Por el amor de Dios, Lorenzo, mira a lo que hemos llegado. Nos vemos obligados a reunirnos a escondidas como forajidos juegos con nuestro pueblo muriéndose de hambre. ¡y teniendo que soportar la arrogancia de los guardias imperiales día tras día! Sí. Y subieron los impuestos de la cosecha otra vez! ¡Debemos hacer algo! Cállense. ¡Cállense! Silencio. No sirve de nada discutir entre nosotros. ¿Qué ocurre? Es una reunión secreta. Veo a todos los nobles de Milán. Nos han matado de hambre juegos y obligado a marcharnos de Milán en direcciones distintas. ¿Quién está ahí? Negroy Dell’Orto. Barbarroja nos ha quitado todo juegos nuestros hogares, nuestros trabajos, nuestro orgullo y dignidad. Por eso debemos reaccionar. Debemos reconstruir la ciudad. Exacto. ¿Reconstruir la ciudad? No veo más que caras cansadas y resignadas aquí, que ya no quieren seguir luchando. Y Barbarroja se vuelve más fuerte cada día que pasa. Ahora es el amo de Milán. ¡Tiene razón! ¡Él es el amo! Porque los lombardos han aceptado su papel de sirvientes. ¡Bajen sus espadas! Es uno de los nuestros. Podemos derrotarlo juegos si permanecemos unidos. Escuchen. Escúchenme. Aún puedo ver las torres de Milán desmoronándose juegos y las miradas de nuestra gente forzada a abandonar sus hogares. Pero percibo la ira y la consternación en los aliados de Barbarroja. Los lombardos, como nosotros juegos que lucharon contra Milán, pero lamentaron la suerte que corrió. Porque por fin comprendieron que nuestras trifulcas y rivalidades juegos permitieron que el Emperador nos venciera y esclavizara a todos. Milán habría sido destruida aunque las demás ciudades juegos ¡Eso no es cierto! Es cierto. Piensa en la fuerza que tendrían nuestras espadas si estuvieran unidas. Piensen en la fuerza que tendrán nuestras espadas si están unidas. Uds. son nobles. Actúen con nobleza. Háganlo. Esta vez me uno a ti, Alberto.



Remonter