PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Juegos de Hockey Desafío Aventuras juego gratis

Había escrito: Haz que viva con mamá. Lloro siempre cuando ella no está. Estaba rota por la alegría y el dolor. Era culpa mía que sufriera. Poco después se unió a sus compañeras. Esperaba muy seria para ir a quemar su carta. Toda madre está convencida de que su hija es la más hermosa de todas. Pero la mía era la más hermosa de verdad. Empecé a rezarle a la Virgen con todo mi corazón. Le decía: “Concédele lo que te pide.” “Haz que viva conmigo.” Le supliqué que velara por mi hija. Le había puesto su mismo nombre. Y cuando la puse en aquel colegio, no fue a las monjas a quienes se la confié, si no a ella, que, para mí, era su segunda madre. “¡No la abandones, quédate cerca de ella!” Por fin lo dije. Y me sentí tranquila, porque estaba segura de que la protegería siempre. ¡María! ¡María! ¡María! ¡María! ¡María! Me la había matado. ¡Mi hija! ¡Mi hija! ¡Ella! Y era su segunda madre. Otra madre. ¿Por qué la mató? ¿Por qué? Debes haber sufrido mucho por creer eso de la Madre de Dios. La Virgen es amor, perdón y tú…



Remonter