PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Hockey De Aire 3D, Juegos de Hockey De Aire 3D, Hockey De Aire 3D Gratis

Hockey De Aire 3D que no es normal. Pues yo soy normal. ¡Oh, qué felicidad! Dime: ¿Ha sido tu amigo Albert quien te ha dicho que vengas? Sí, ha sido Albert. ¿Y no va a venir aquí a montar una de sus escenitas de celos? Se ha ido a París, esta misma mañana. ¡Qué ingratos son los hombres, cuando no logran lo que quieren! Sí. No me vas a creer, incluso yo, juegos que, seguro que soy el hombre más feo que existe. Confío en usted. Entonces, ¿quieres ganar pesetas por semana? Vd. dijo que sería . Bueno, no sé lo que dije. ¿Ah, no? Pero puedes ganar una gran cantidad de dinero extra. Yo organizo veladas artísticas con actuaciones que la policía no permitiría. En el salón del piso de arriba. Ya lo sé. Los clientes habituales del club son muy generosos. Sólo vienen a ver, ¿verdad? Desde luego. ¡Sólo miran! ¡Ven! Te voy a enseñar tu habitación. ¡Pasa, tú, delante! ¿Has traído tu traje de baño? ¿Por qué? ¿Quiere ver mis piernas? ¿Quiere verlas mejor? Sí, por favor. Ya basta. Para ver el resto, tendrá que esperar. ¡Oh, no puedo! ¿Y si no es verdad? ¡Sólo se puede mirar! Bueno, pues no insistiré. Hace bien, porque se ha puesto todo colorado. Es por la bofetada. Uno no está acostumbrado a ello. ¿No va a enseñarme la habitación? ¿Para qué? No vale la pena. Esa es la puerta de entrada. Naturalmente, esto no es el Hotel Ritz. Y no te olvide de que debes dejar la puerta abierta. ¡Ya veo! Pero no me importa. Ahora, ya todo me es igual. Ya va siendo hora de que tomes el sol y me veas a mí. ¿Qué haces aquí, en Sevilla? Como tú no venías, juegos he tenido que decidirme yo misma. ¿Sabes que me han dicho que hace días que no vas por la Ganadería? Desde la última tienta, dicen. Ya sabes cómo son los negocios. Tu gran amigo De la Serna, hace quince días que espera que le firmes un documento. Ha estado esperando reunirse contigo, sin poder lograrlo. Estoy trabajando. Entonces, ¿por qué el Notario no ha podido reunirse contigo? Ni tampoco Miura ni Escobar ni Enríquez. Todos han venido a mí a quejarse. Hasta los toros están tristes, por la ausencia de su dueño.



Remonter