PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Gobernador De Poker 2, Juegos de Gobernador De Poker 2, Gobernador De Poker 2 Gratis

Gobernador De Poker 2 ¿No vas a pensártelo? Vete, por favor, vete. Meg. ¿Qué es esto? ¿Qué pasa aquí? Es un amigo de padre. Me sorprende verla, tía. No cabe duda. ¿Qué pasa aquí? Insisto en saberlo. ¿Es este joven el Sr. Brooke? Sí, es el Sr. Brooke. ¿El tutor del chico Laurence? ¿Ha osado declararse? Por favor, tía, va a oírla. ¿Le has aceptado? Por favor juegos Te diré que si te casas con ese tal Hook, Rook o Crook, no verás ni un penique de mi dinero, ¿está claro? Me casaré con quien quiera, tía, y su dinero me da igual. Debes casarte con un rico y ayudar a tu familia, ¿entendido? Y puedes estar segura de que ese tal Hook sabe que tienes una pariente rica, que soy yo. Por eso quiere casarse contigo. ¿Cómo se atreve a decir eso? Ni John ni yo nos casaríamos nunca por dinero. Muy bien, haz lo que quieras, nadie me hace caso. Pero el día que te cases con él, te desheredaré. Encima, me has hecho olvidar a qué he venido. Meg, cariño, gracias por defenderme y demostrar que te importo. No sabía cuánto hasta que empezó a hablar. Cariño, ¿me esperarás? ¡Mami, haz algo, corre, baja! ¡John Brooke no se comporta y a Meg le gusta! Después de darse su palabra el uno al otro, y de comprometerse intercambiando anillos y uniendo las manos, les declaro marido y mujer. En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Discúlpame, Amy. No estés triste, Jo. Aún me tienes a mí. Ya sé que no valgo mucho, pero estaré a tu lado mientras viva. Lo sé. No sabes cómo me reconfortas, Laurie. Jo. Quiero decirte algo. No, Laurie, no lo digas. Lo diré y me escucharás. No podemos seguir así, cuanto antes lo diga, mejor. Habla, pues. Te escucho. Te amé en cuanto te vi, Jo, no pude remediarlo. Intenté decírtelo, pero nunca me dejaste. Ahora me escucharás y me contestarás. Quería ahorrarte esto, Laurie. Nunca quise que me amaras, e intenté hacértelo entender. Y te quiero aún más por eso. Ya sé que no estoy a tu altura, Jo. Pero si me amas, harás de mí lo que quieras. Laurie, no quiero que cambies. Debes casarte con una preciosidad que te adore. Alguien que honre tu maravillosa



Remonter