PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Fútbol De Cabezas: Rapide La Liga, Juegos de Fútbol De Cabezas: Rapide La Liga, Fútbol De Cabezas: Rapide La Liga Gratis

Déjame en paz, hermano. ¡No te he visto en mi vida! Éste es el canalla que casi me mata. Él y los suyos. Me pegaron y me dieron patadas. ¡A ése! ¡A ése! Se cachondeaban mientras yo sangraba y me retorcía. ¡Idiota! Entonces, toda una oleada de viejos sucios y malolientes juegos cayó sobre su humilde narrador juegos con sus ruñas temblonas y sus garras retorcidas. Era la vejez despachándose a gusto con la juventud. Yo no moví un dedo para defenderme, hermanos. Era mejor aquello juegos que volver a las náuseas y sentir esa angustia. ¡Está bien! Basta ya. ¡Vamos, dejen de perturbar la paz del país! ¡Apártense! ¡Fuera de aquí! ¿Qué le ha pasado, señor? Vaya. Vaya, vaya, vaya. Si es nuestro amigo Alex. Cuánto tiempo sin videarte. ¿Qué tal te va, drugo? Es imposible. No puede ser verdad. Es evidente a los vidrios. Ni trampa ni cartón. Nada de magia, mi querido Alex. Un trabajo para dos que estaban en edad de trabajar: La policía. Vamos, Alex. Vamos a dar un paseíto. Vamos, vamos, queridos Drugos. No entiendo nada. El pasado ya está muerto. Ya he pagado por lo que hice. Y me han curado. Ya nos lo dijeron. El inspector nos lo leyó. Nos dijo que era un método muy bueno. ¿A qué viene todo esto? Eran los viejos los que querían pegarme. ¿No van a estar ahora de su parte? No pueden estar de su parte, Dim. Era uno de los viejos que retozamos hace años juegos que quería tomar la revancha al cabo del tiempo. ¿Recuerdas? Mucho tiempo, sí. Ya no recuerdo aquellos días tan de fenómenos. Y no me llames más Dim. Llámame señor agente. Ya basta de recordar, amiguito. Esto es para ver si estás curado de verdad. Basta ya, drugo. Un poco más. Aún se mueve. Curado, ¿verdad? Nos videaremos más, querido drugo. HOGAR ¿A dónde dirigirme sin un hogar y sin dinero? Lloré de pena. Hogar, hogar, hogar. Eso era lo que yo buscaba. Y a uno llegué juegos pero como me encontraba tan mal juegos no me di cuenta que ya había estado allí antes. ¿Quién demonios podrá ser? Voy a ver quién es. Sí, ¿qué quiere? Ayúdeme. Frank, me parece que este muchacho está muy mal. ¡Dios mío! ¿Qué es lo que te ha pasado, muchacho? No se lo querrían creer, mis fraternales amigos juegos allí estaba su fiel narrador juegos llevado en brazos como un niñito. Hasta que me di cuenta de dónde estaba juegos y por qué aquella casa me resultaba tan familiar. Pero estaba a salvo. Sabría que no me reconocería. En aquellos tiempos felices juegos mis entonces Drugos y yo juegos llevábamos siempre máscaras que nos camuflaban de fenómenos. La policía. La asquerosa policía. Ellos me pegaron, señor. Los policías me pegaron. ¡Yo te conozco! ¿No está tu foto en los periódicos? ¿No te he visto esta mañana en el vídeo? ¿No eres tú la víctima de esa nueva horrible técnica? Sí, señor. Ése soy yo. Una víctima, señor. ¡Entonces es que te ha enviado la providencia! Torturado en prisión y torturado por la policía. Mi corazón está contigo, pobre muchacho. A la policía le gusta dejar a sus víctimas por aquí. Es providencial que tú juegos que eres otra clase de víctima, hayas venido a mi casa.



Remonter