PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Funboard Damas Aventura, Juegos de Funboard Damas Aventura, Funboard Damas Aventura Gratis

Lleva toda la vida de aquí para allá para mantener a su familia. A la empresa sólo le importaba que condujera más horas, hasta que se salió de la carretera. Ahora a la empresa no le importa un carajo. Pero les diré una cosa: no le pedimos nada a la empresa, porque nosotros nos ocuparemos de Joe. Nos ocuparemos de los gastos médicos. Nos ocuparemos de su familia porque Joe es un buen sindicalista. Nos ocuparemos de él y de sus seres queridos. Y les diré algo más. Si se afilian al sindicato, les pagarán las horas extras y los gastos médicos. Ya no se matarán trabajando para ganarse el pan. Mi padre se deslomó. Afíliense al sindicato para fortalecerlo y saldrán fortalecidos. Ningún bastardo de las companías los va a volver a pisotear. Se los prometo. Vámonos, Joe. ¿Dónde tengo que firmar? COMITÉ ORGANIZADOR DE FIST DELEGAClÓN Se nos está dando muy bien. Este mes se han afiliado muchos. Ya somos . Llegaremos a los el mes que viene. Abe no está en la oficina. Todo va viento en popa, ¿verdad? Dividimos el cartel y explicamos el símbolo del puño. Abe sigue sin llegar. Ahora te llamo, Mike. Soy Arthur St. Clair, abogado del Consorcio de Transportes. Sé quién es usted. ¿Le importa que me siente? A mi modo de ver, Sr. Kovak, compartimos las mismas inquietudes. Por razones distintas, a los dos nos interesan los camioneros. A usted, por el sindicato y su comisión. A mí me interesa la empresa y nuestros beneficios. Por supuesto. Me han informado de que posee un talento especial para comunicarse con los camioneros. Me gustaría aprovechar ese talento. ¿Cómo pretende hacerlo? Quiero que trabaje para nosotros. Piénselo bien. Ayudaría a los camioneros desde dentro de la empresa. ¿Qué ocurre con los trabajadores y el sindicato? Su socio el Sr. Belkin continuará su labor. El dinero no es inconveniente. Doblaremos lo que gana ahora en concepto de sueldo y comisiones. No está mal. Nada mal, diría yo. ¿Sabe qué le digo, St. Clair? Cuando acepté este trabajo, sabía que, si lo desempeñaba bien, alguien como usted subiría esa escalera, se sentaría en esa silla y me diría lo que me dice ud. ahora. Entonces sabía lo que le contestaría, y sigo sabiéndolo. Lárguese de mi oficina. Está apestando la sede del sindicato. Cuando se haga mayor, Kovak, descubrirá que la cortesía se aprende y, a veces, hasta se enseña. Llámeme cuando cambie de opinión. ¿Qué quieres? ¿Qué te ocurre? ¿Estás llorando? ¿ Qué te pasa? Nada. ¿Te han hecho algo? No. ¿Tú no lloras? Cuando pelo cebollas, pero tú pareces disgustada. ¿Quieres una cerveza? Ya sabes que no bebo cerveza. ¿Te apetece un café? Me parece que no. ¿Un helado? A todos les encanta el helado. ¿Qué sabor te gusta más? ¿La vainilla, el chocolate? ¿De fresa? Sé que te gusta la fresa. Te has reído. Así está mejor. Conozco un sitio estupendo. Y barato. Las manos quietas. No quieres que te toque. ¿Nada de manos? Bueno. Será complicado conducir sin manos, pero algo inventaré. ¿Has intentado cambiar con los codos? Nunca me he subido a un coche. Para el final del verano, tendremos afiliados. El sindicato quiere asegurarse



Remonter