PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Pequeño Japón De Fútbol, Juegos de Pequeño Japón De Fútbol, Pequeño Japón De Fútbol Gratis

con las manos vacías. Escúchame, ¿de acuerdo? Dijiste tener un mal presentimiento juegos desde que nos conocimos. Yo no. Tuve muy buen presentimiento. Y creo que tú y yo juegos podemos hacer cosas interesantes juntos. ¿Qué quieres decir con “tú y yo”? Quiero comprar diez kilos. ¿Hablas por Seth? No sé qué le pasó a Seth. Pero es mi problema y lo solucionaré. Viniste aquí a hacer negocios, ¿cierto? Tengo dinero. Así que dime el precio. mil Euros. mil. Entonces que sean mil. Necesitamos mil. ¿Perdón? Para mañana. Sin Seth Rydell, la banda no tiene dinero. E infiltrarnos en el narcotráfico requiere capital. ¿Financiaremos la compra? Si. El Señor K maneja el mercado de la anfetamina. Asesina a quien sea para cubrirse juegos y es en extremo cauteloso y profesional. Perderemos la única pista que tenemos juegos si no conseguimos el dinero. “Quien lucha contra monstruos, cuide de convertirse en uno. ” Nietzsche. ¿Hay que financiar el tráfico de anfetamina? No, sólo necesitamos mostrar el dinero. Entonces quiero un arresto. ¿Mostrar el dinero? Tenemos que comprar kilos. Cállate y déjame hablar a mí juegos cuando nos reunimos con Jägerström. No necesitabas mentirle. Tú estabas con la cabeza en otro lado. La policía de Estonia identificó a los hombres del Avalon. Mikhail Stukalov y Piotor Krieger. Enviarán sus antecedentes. ¿Por qué arrestaste a Seth Rydell? Tenemos fuerte evidencia en su contra. ¿Leíste su expediente? Sí. Entonces viste que tenía una marca. Llamé, pero no contestaste. Debiste insistir. Seth nos vio, y temí que destruyera la prueba. Si el expediente tiene una marca es por una razón, ¿no? Tienes que llamarme. ¿De qué hablas? Empieza por escuchar tus mensajes de voz. Está bien. ¿Querías algo más? No. ¿Qué harás después? ¿Vamos a cenar? ¿No está tu familia? Sólo te invité a cenar. Nueve rifles y ocho pistolas. ¿Cómo llegaron a tu armario? No es mi armario. Tenías la llave. No es mi llave. Oí que todos tenemos un doble en algún lado. Ese podría ser yo. Pero no lo soy. Claro. ¿Cómo estás, cariño? Tengo que ausentarme un tiempo.



Remonter