PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Juegos de Fast La Copa Del Mundo De Juego juego gratis

Necesito a alguien que conozca y en quien confíe. Sí, Darius. Es decir, sería un honor, Sr. vicepresidente. Han pasado horas y ya estoy harto de ese título. Para ti, soy Darius. Toma. Necesito que todo lo que está marcado así esté listo para ser llevado a mi oficina. Al Ala Oeste, mañana. Una cosa más. ¿Hiciste perfiles de todos los que estaban en el hangar? Sí, los entrevisté a todos personalmente. Tengo una lista catalogada. Bien. Porque alguien en esa lista saboteó el arca y vamos a descubrir quién fue. Caballeros. No te preocupes. Volveré. Damas y caballeros de la prensa, el vicepresidente de los Estados Unidos, Darius Tanz. Buenas noches. A lo largo de los años, he dado cientos de discursos, pero normalmente con la ayuda de gráficos ingeniosos representando el futuro, nuestro futuro compartido. Pero esta noche, soy yo sin todo eso agradable a la vista. Lo siento, no soporto la formalidad de todo esto. ¿Qué demonios está haciendo ahora? Lo que siempre hace: lo que mejor le parece. ¿Me prestas esto? ¿Les importa si me siento más cerca de ustedes? ¿La cámara sigue apuntándome? No soy un político, obviamente, y nadie me ha acusado nunca de ser muy político. Pero acepté ser vicepresidente su vicepresidente con una condición: que nunca sería un político y que siempre sería capaz de decirles la pura verdad. Y la verdad es que es el momento en que todos estamos temerosos. Pero les aseguro que la presidenta Mackenzie me ha dado todos los recursos que están a disposición del gobierno para detener ese asteroide. Resist tiene una amenaza sobre nosotros, esa es la verdad. Pero si permitimos que detengan nuestro diario vivir, entonces los terroristas ganan y yo, por mi parte, no permitiré que eso suceda. Ahora, les prometo, pueblo estadounidense, que resolveré los problemas del mañana. Y a cambio, les pido que sean la solución hoy. Traten a sus semejantes con amabilidad. Continúen con su diario vivir. El pánico y el miedo nunca resolvieron nada. En palabras del gran Franklin D. Roosevelt: “A lo único que tenemos que temer es al temor mismo”.



Remonter