PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

El medio campo Maestro, Juegos de El medio campo Maestro, Gratis El medio campo Maestro

Aunque el último de nosotros muera, será algo que Nlos humanos recordarán por mucho tiempo. El Dios Venado! No separen los bueyes! Alto el fuego! NDejen que se acerquen. Fuego! Recarguen, rápido! Esa maldita Eboshi está luchando Ncontra el enemigo equivocado. Ve adelante y ocúltate. Aquí vienen! Jefe Juegos Bien hecho. Nos movemos. NDile a los demas. Hola, monje Jiko. El Emperador está apurado, Ny usted juega con samurais Juegos Asano los puso en mi contra. ¿Asano? Un hombre poderoso Juegos Quiere mi hierro. Es muy codicioso. Pero no es el momento Nde luchar contra hombres. Los jabalíes se están reuniendo en el bosque. Dele el hierro. Cumpla su promesa al Emperador, Ny luego acabe con Asano. Rápido, Señora! N¡La gente de Asano se acerca! Hablando del diablo! NUn mensajero. Un mensajero. NRecuerden sus modales. Bienvenida a casa! ¿No van a recibirlo? Eboshi, Señora de la Fundición Juegos Nha luchado bien. Traigo un mensaje de mi señor. N¡Abran la puerta! Lo escucharemos desde aquí! La Señora le quitó esta Nmontaña a los jabalíes! Ahora vale mas y ustedes la quieren. Váyanse. No tienen respeto alguno, mujer! ¿Respeto? No tenemos respeto desde que nacimos! ¿Quieren hierro? NTomen un poco. Son extraordinarias. No les importa si son samurais No los dioses del bosque Juegos a las mujeres de Eboshi no les falta valor. ¿De qué sirve este papel? Bueno, ha servido para reunir a los Nmejores cazadores y exploradores. Perseguimos dioes, no bestias. ¿Si, Señora? ¿Saben de quien es este papel? Mikado. ¿Quien es? El Emperador. Si son extraordinarias. Váyanse. Mientras mas hierro procesamos, Nmas se debilita el bosque. Así perdemos menos vidas. Hemos gastado demasiado tiempo y dinero. No enviamos tiradores solo por el hierro. Bueno, es la opinión del Emperador. ¿Seguramente el Emperador no creerá que la cabeza Ndel Dios Venado le dará la inmortalidad? No puedo saber que cree el Emperador. Es mejor no saberlo. Tienes mi palabra. Los jabalíes serán mas fáciles Nque Moro y su tribu.



Remonter