PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

El Control De La Pelota De Fútbol, Juegos de El Control De La Pelota De Fútbol, Gratis El Control De La Pelota De Fútbol

Y yo te pego una hostia ahora que estoy a tiempo. Entonces estos, ¿con quién se meten según vosotros? Venga decidme, ¿con quién se meten? Se meten con usted. Pues señores, les voy a dar una mala noticia, la tentativa de rebelión que esta noche circula por Roma es contra nosotros. Los curas somos nosotros. ¿Y también pueden decir misa? Eso que te lo explique él. ¿La pueden decir? A mí me parece que no. ¡Patrulla! Adelante. juegos ¿Por qué se ha ofendido? juegos ¡Y yo qué sé! juegos ¿Ahí qué dice? juegos “Muerte al gobierno, curas infames”. Pues tiene razón él, muerte al gobierno. juegos ¿Pero el gobierno de quién? juegos Curas infames, ¿no? juegos juegos Pero eso no basta, hijo mío. juegos ¿Cómo que no basta? juegos No está claro. juegos ¿No? juegos No está claro. Vamos, venga. juegos ¿Pero cómo que no está claro? juegos ¡No está claro! ¿Lo ves? Ni siquiera este inocente lo comprende juegos ¿El gobierno de quién? No está claro juegos Conque no está claro juegos Muerte al gobierno de los curas infames Más claro, el agua. Que el Señor os bendiga y os proteja. Haga relucir sobre vosotros la luz de su rostro juegos y os conceda la gracia. Que el Señor vuelva su rostro hacia vosotros juegos y os conceda la paz. Y así, aquí tenemos otras dos almas salvadas de las persecuciones raciales. Esta semana otras cinco criaturas del pueblo de Judá fueron secuestradas por los cristianos y bautizadas a la fuerza. Por eso, buscad refugio en las leyes de los padres, casaos apenas llegada la edad. Pero casaos entre vosotros, no os mezcléis. Imaginad que una mujer de raza judía juegos juegos conviva con un cristiano. juegos Ah, ya estamos con los casos personales. juegos Era un ejemplo. juegos Pero siempre es el mismo, búscate otro. Hablar de eso delante de los niños juegos Bueno, estos ya lo pueden oír; son marido y mujer juegos Pero si nos casamos yo y ella, pecamos. ¡Eh! Que estamos en el templo del Señor. ¿A qué viene esa falta de respeto? Ponte el gorro. Yo ya se lo he dicho a Giuditta



Remonter