PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

El Clásico De La Copa Del Mundo, Juegos de El Clásico De La Copa Del Mundo, El Clásico De La Copa Del Mundo Gratis

El Clásico De La Copa Del Mundo Corre a reunirte con él en la escalera! ¡Enséñale el escote y así no podrá olvidarte! Soy yo otra vez. Acabo de recordar, de repente, que conozco muy bien a José Luis Pacheco, el gran editor. ¡Pacheco! Sí. Estoy seguro de que estará interesado en sus libros. ¡Pero, preséntala! Mi hija Eva. Don Mateo Díaz de Toro. Encantada. ¡Por mi madre, que no hay chicas así en Sevilla! ¡Cállate, idiota! La señora tiene razón. Es Vd. muy guapa, señorita. ¡Le acompañaré! Pero, recuerda que comemos dentro de cinco minutos. ¡No te preocupes! Yo pondré la mesa. ¡Hasta pronto! Yo mismo me encargaré juegos juegos de que le hagan una buena traducción para presentarla a Pacheco. Gracias. ¡Ya estará contento, ahora! Lo ha podido ver. Sí. Y estoy avergonzado. ¿Por qué? Esa idea de que le regalé un encendedor para que estuviera conmigo, juegos que Vd. tiene, da la sensación de que me porté como un idiota. ¿Tomándome por una prostituta? Soy muy libre, ¿sabe? Sé lo que quiero. Y no sería la primera vez que una gran artista acaba convirtiéndose en puta. ¡Oh! Evidentemente, este no es el caso. ¡Qué nobleza! ¡Qué dignidad en la conducta! ¡Oh! Vd. cree que la actitud de Manuela es digna. Pues me vendería a quien sea, juegos sin saber lo que yo quiero. Evidentemente, un amante protege mejor. ¿De verdad? Yo le protegeré mejor. ¿Querría Vd. ser mi amante? Ardo en deseos. Eso le va a ser muy difícil. Me encantan las dificultades. No le daré pretexto para ello. Lo aceptaré. Yo soy yo. No besará a Mimí. Voy a amarla. Y, sobre todo, yo no le amaré. Lo he entendido. Me gustaría mucho poder amarle juegos juegos pero, ¿cómo hacerlo? ¡Espere un momento! Prométame no desanimarse en seguida. Y usted tampoco. Tendrá que darme gusto. ¡Ya conoce Vd. a las mujeres! Conocer a las mujer es lo mismo que no conocer nada. ¿Ah, sí? ¿Y a mí? ¿No le interesa saber quién soy yo? Sé quién es usted. Un tipo apuesto, bien conservado para su edad, juegos con una sonrisa encantadora y deslumbrantes dientes blancos. Un hombre fuerte, como los que a mí me gustan. ¡Por favor, no podemos despedirnos así!



Remonter