PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Cruce Copa, Juegos de Cruce Copa, Cruce Copa Gratis

Cruce Copa Las razones del enfado de la Srta. Eva Marchand juegos juegos son misteriosas, imprevisibles y estrictamente personales. Eso hace destacar aún más sus encantos, como Vds. podrán apreciar. ¡Escucha! ¡Dime! ¿Qué? ¿Sabes quién es Mateo Díaz? ¡Oh! Todo el mundo lo sabe! ¿Ah, sí? ¡Mateo Díaz! El más famoso ganadero taurino. Vive en una mansión sevillana del siglo XIII, juegos .totalmente de estilo mozárabe. Tiene una casa en el campo y una ganadería en Dos Hermanas, juegos a diez kilómetros. ¿Gana juegos qué? ¡Ganadería! Donde se crían en libertad los toros de lidia. ¡Muy elegante, muy fino, muy rico! ¿Ah, sí? Eso me gusta. Le gustan mucho las mujeres, como no tardarás en darte cuenta. ¡Oh! Eso no te gusta, ¿eh? ¿Por qué? Yo también puedo atraerle, si quiero. ¡Oh! Ya lo sé. Además tú a mí no me gustas. Eres la mujer de mi vida que menos me gusta. El pobre Mateo Díaz será sólo un número más en la lista. El amor es una lotería y yo soy el número ganador. ¡Oh, Eva! Lo digo en broma. *Quisiera ser tan alta como la luna, ay, ay, *como la luna. *Para ver los soldados de Cataluña, ay, ay, *de Cataluña. *De Cataluña vengo de servir al Rey, ay, ay, *de servir al Rey. ¿La Srta. Eva Marchand? ¿La señorita Eva? ¡Eva! ¡Eva! ¡Eva! ¡Eva! ¡Eva! ¡Déme! Yo se lo llevaré. ¿La Srta. Marchand? Sí. Gracias. ¿Qué es este vestido? No sé. Lo ha traído un chófer. El del Sr. Díaz, seguramente. Es todo un caballero. ¿Y tú le dejas que te haga regalos? ¡Mira, hay una carta! “Mateo Díaz presenta sus respetos al Sr. Stanislas Marchand juegos ” juegos y le ruega su asistencia al acto que tendrá lugar en la Ganadería San Cristóbal, ” juegos con ocasión de la fiesta que tendrá lugar en la tienta de novillos, ” juegos el miércoles de mayo. “Me encantaría que la Srta. Marchand pudiera lucir el traje andaluz, ” juegos que he tenido el placer de enviarle”. ¿Y yo? ¿Cómo es que a mí no me ha invitado? Este señor no es un caballero, es un bandido. Fui yo, esta pobre mujer, quien se ocupó de esta pequeña, cuando vino al mundo. En estos tiempos los hombres españoles ya no son unos caballeros.



Remonter