PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Juegos de Copa del Mundo de Brasil juego gratis

Solo tenemos que asegurarnos de comer, principalmente, platillos balanceados y, luego, divertirnos con eso. La comida debe ser divertida, y, también, sabrosa. ¿Qué comes cuando vuelves de la escuela? ¿Cuando vuelvo de la escuela? Un pan de banana U Oreos, a veces. Cuando llegaba a casa, comía galletas, bastones de queso y esas cosas. Pero, ahora, suelo comer una manzana y ya. Estábamos cenando, mi papá estaba comiendo una pera, y le dije: “¿Qué es eso?” Y dijo: “Es una pera. Sabe como una manzana”. Y dije: “¡No!” Porque no me gusta probar cosas nuevas. Y me dijo: “Vamos, pruébala”. Y yo: “Está bien”. Y le di una mordida. Corrí al otro lado de la cocina, la agité en el aire, y dije: “¡Quiero almorzar esto todos los días!” Tomé todas las que había en la nevera y salí corriendo. Hay que tener un % de vegetales en el plato, en vez de alimentos procesados. Dijeron que hiciéramos eso en mi casa. No ir a las góndolas de productos industriales, porque eso mata a los chicos. ¿Los alimentos procesados? Sí. Están llenos de azúcar, son repugnantes. Las mamás y los papás de todo el país te escuchan y dicen: “Ese tal Sam dice cosas muy lógicas. Suena muy bien, pero ¿qué hago?” ¿Podrías contarnos, brevemente, cómo pueden ser el desayuno, el almuerzo y la cena del fin de semana? Que haya granos integrales en el desayuno, así como algo de fruta, es una buena meta. Agua a la mañana, al mediodía y a la noche. Si solo vas a hacer una cosa, hacer que tus hijos beban agua, y no bebidas azucaradas, es muchísimo. Es una gran mejora. Enorme. ¿Ese es Chewbacca? No. LOS MCFADDEN Desayunar, almorzar y cenar todos juntos es de vital importancia. Cenar, sobre todo. Si se come en familia, no solo mejora la salud, mejora todo lo demás. Sube el consumo de frutas, vegetales y granos integrales, y baja el consumo de sodio y calorías. Pero, también, la conducta. Comer y cocinar en familia son de las mejores actividades. Hay muchas opciones posibles en relación a lo que se puede comer y lo que se puede comprar, y lo que elegimos comer. Y, al ser maestros, lo vemos en la mesa del almuerzo. Hay almuerzos muy sanos, nutritivos y frescos, en los que se nota el esfuerzo de los padres, y también productos empaquetados, que quizá compraron en un minimercado en el camino hacia la escuela. Y su conducta se ve afectada por lo que comen. Lo vemos en la clase, con resultados positivos y negativos, y también si los chicos van a un cumpleaños, por ejemplo, y comen lo que ven ahí. Y actúan de manera diferente, según lo que coman. Yo comía productos industriales cuando era chico. El azúcar y los dulces sabían muy bien. Me gustaban mucho. Recuerdo que iba a la escuela y me daban pudín, y esas cosas. Y nuestros hijos Ellos nunca comieron pudín. Mira eso. Se ve muy bien. Les encanta ver cómo crecen las plantas. Advierten hasta el crecimiento más ligero. “Hay un nuevo tomate en la planta. ¿Podemos comerlo?” Se mueren de ganas. Igual que con las fresas. Van corriendo, y no paran de sonreír. “¡Mira, ahí hay una!” Y, si aparece algún gusano, está todo bien igual. Como los chicos de la escuela. “¡Miren, un gusano!” Es divertido. Es divertido. Sosténmelo. Tú te encargas de la lechuga. No lo comas todavía. Hay que limpiarlo. Lo agregaremos a la ensalada, ¿sí? Está bien. Dáselo a tu hermano. Creo que hoy, con Internet, y con todos los blogs, y con Pinterest, todo ayuda a probar nuevas recetas. Y una cosa lleva a la otra, y empiezas a comprar los libros de cocina, y mueres por probar cosas nuevas. Y dices: “Ya tengo todo eso en mi cocina, ¿por qué no probarlo de otra manera?”. Hay trozos grandes, podemos cortarlos y tirarlos al bol. De a uno por vez. Queremos que crezcan y sean sanos durante mucho tiempo, toda la vida, y que no tengan que aprender después que deben cambiar conductas. Preferimos que sea natural, que quieran levantarse, comer algo sano e ir a hacer ejercicio. Quizá no lo valoren mucho ahora, pero, luego, creo Espero que entiendan que somos buenos padres por eso. Chicos. Roro, Deco. Ro, ¿tu taza rosada está aquí? Sí. Bien. Prueba la ensalada que me ayudaste a preparar. ¡Qué rico! ¿Está rica? Genial. ¿Cuál es la mejor parte de tu día? Cuando como esta cena. ¿Por qué? Me gusta. Me alegro. ¿No crees, Sam, que deberían dar clases de cocina en todas las escuelas? Tenemos que descubrir cómo enseñarles a los chicos las técnicas básicas para que puedan usarlas de muchas maneras. Soy chef. Básicamente, hago no sé, diez cosas. Corto, salteo, hiervo. Son un par de habilidades básicas, que hago, una y otra vez, con mil cosas diferentes. Hay que transmitirles a nuestros hijos esas habilidades básicas y averiguar cuál es la mejor edad para hacerlo, y cuáles son las habilidades que pueden usar los chicos. UNIVERSIDAD CORNELL ITHACA, NUEVA YORK Vuelvo a visitar a Brian Wansink, que me invitó a participar de una clase de su departamento en Cornell. Vuelvo a la universidad. Brian, dime qué están haciendo en el laboratorio. Una de las cosas Muchos creen que solo puedes cocinar sano si tienes mucho dinero. Suelo escuchar eso. Siempre. “Es caro ser sano”. Así que aquí tenemos gente cocinando con un presupuesto acotado de solo $ por comida. Les estamos enseñando a hacer que sea saludable. ¿Cuál es la definición de una “comida saludable”? Tiene que tener carne y granos integrales. Y una porción de frutas y vegetales, y todo por entre $, y $. Estos alumnos que vemos aquí no son muy talentosos. Solo recibieron un par de clases de cocina. Pero si haces esto dos veces, te empoderas muchísimo. Descubres que no es el dinero lo que te hace comer bien. Y es muy fácil pasar de cero a en relación a la confianza culinaria. Aprendes a preparar cinco platillos desde cero, y crees que puedes conquistar el mundo, eso es lo que queremos enseñarles. Brian, aquí tenemos judías congeladas y empaquetadas. ¿Alguna idea? Sí. Todos dicen: “Frutas y vegetales frescos, solo hay que comer eso”. Eso es una tontería. En realidad, dicen: “La comida congelada es muy cara”. Y no es así. Cuando le cortas el tallo al brócoli y tiras las hojas, termina costando lo mismo que el brócoli congelado. Y es mucho más fácil y rápido cocinarlo



Remonter