PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Cementerio De La Pena De Mejor Copa Aventura, Juegos de Cementerio De La Pena De Mejor Copa Aventura, Cementerio De La Pena De Mejor Copa Aventura Gratis

Me das lástima. ¿Qué tal está, Sra. Fisher? Sr. Fisher, quiero explicarle la diferencia entre mi hijo Felix y mi amigo Moe. Por . $, Felix le corta esto de su apéndice. Por $, Moe le corta el traje entero. ¿Qué tal? Qué tal, doctor? ¿Han llegado todos los invitados? Sí. Atención, por favor. Vamos a iniciar la ceremonia. ¿Qué hay de Felix? ¿No vamos a esperarle? No podemos, papá. Estará retenido en la consulta. Para los jóvenes que estén presentes, deseamos explicar la ceremonia de la redención del primogénito. Según la antigua ley hebraica, el hijo primogénito, el primogénito de esta madre, pertenece a Dios. Y porque pertenece a Dios, el padre debe redimirlo. Tiene que comprárselo al Señor. El precio de la compra debe ser entregado a una obra de caridad. Santifica al primogénito, es mío. ¿Qué prefieres, entregarme a tu hijo primogénito, el primogénito de su madre, o redimirlo por “seliam”, que debes entregar según la ley? Deseo redimir a mi hijo. Aquí está el valor de la redención, que entrego según la ley. Bendito seas, Señor, por tus mandamientos. Te agradecemos tus dones. Esto en vez de eso, esto a cambio de eso, esto para redimir eso. Que el niño entre en la vida, en la ley y en el temor del cielo. Quiera Dios que, tras haber sido aceptado para la Redención, participe también de la ley, del dosel nupcial y de las buenas obras. Amén. Amén. Felix. Atención, por favor. Atención. A la mesa, por favor. Sírvanse todos. Felix. Felix, ¿dónde estabas? Felix, ¿dónde estabas? Te hemos echado de menos. Lo siento, papá. Tengo que pasar más tiempo con vosotros. Estupendo. Birdie, ven aquí. Birdie, toca algo para papá. De acuerdo, papá. Toca “Auf dem preibescheck”. Amigos, quiero deciros algo. Me siento feliz. Tengo que pronunciar un discurso. Quiero deciros algo. Amigos, familiares, hijos juegos Me siento tan feliz que debo deciros unas palabras de alegría y lo que tengo en el corazón. Cuando los niños eran jóvenes, solía decirles: “Niños, quiero que crezcáis. Quiero que tengáis educación, no sólo por vosotros.” ¿Por qué? Os diré por qué. Quería que crecieran y dieran alegría y felicidad también a los demás. Gracias a Dios, todos han crecido. Magnus es un hombre de negocios de éxito, Felix es un gran doctor, Birdie está casada y es madre, mamá y yo hemos sido bendecidos, más que nadie en el mundo juegos porque hemos vivido para ver felices a todos nuestros hijos. Y si el Señor quisiera quitarme la vida ahora, estaría dispuesto a partir. Soy tan feliz que no puedo decir más. ¡Déjenle respirar, por favor! Así que dan el mismo diagnóstico. Gracias, caballeros. Lo siento. ¿Qué tal está? ¿Hay esperanza? Es un tumor cerebral. Dios mío. Felix, ¿no hay nada que se pueda hacer? Sólo se puede hacer una cosa. Operar. Buscaré el mejor cirujano del país. Felix, ¿por qué no tú? ¿Cómo voy a operar a mi propio padre? Papá no dejaría que nadie más le tocara. No lo haré. Por Dios, Felix, ¿eres de piedra? Operaste a una anciana de años y le salvaste la vida. ¿Por qué me torturáis? ¿No es tan mío como vuestro? Hijos, dejadnos a solas. Quiero hablar con Felix a solas.



Remonter