PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Cementerio De La Pena De Copa, Juegos de Cementerio De La Pena De Copa, Cementerio De La Pena De Copa Gratis

Cementerio De La Pena De Copa Ve y siéntate allí. ¡Siéntate! Quédate donde estás. No te necesito. Métete en tus asuntos. Helen, ¿qué ocurre? Mi madre estará peor. Llama a Albert. Dame el brandy, Helen. Está vacía. ¿Hay más? Entonces dame el éter. No te quedes ahí, dame el éter. ¿Por qué has vuelto, Stephen? ¿Por qué no te quedaste en Europa? Madre. Siempre hay problemas cuando vienes. Siempre hay problemas. ¿Por qué no te quedaste dónde estabas? Quiero que venga el Dr. Parry. ¿El Dr. Parry? Sí. Dijiste que ya no querías que viniera. Albert y tú decidisteis eso. Quiero que venga el Dr. Parry. Ya le hemos dado una oportunidad. No has mejorado. Nunca mejoraré con ese vejestorio del Dr. Harvey. ¡Qué chica tan estúpida! Ha sido por tu culpa. Tú has provocado este ataque. Se ha negado a darme la funda de las gafas. Madre, Helen no tenía motivos para negarse a dártela. No importa. Vamos a dejar el tema. Fuera de aquí. Los dos. Ve a llamar al Dr. Parry. ¿Estarás bien? Después de tantos años me preguntas si estaré bien. ¡Fuera! Llevaos el éter. Madre, veo que te encuentras mejor. No me gusta el éter. No creo que sea bueno. El Dr. Parry y el Dr. Harvey dicen que en poca cantidad es más estimulante Que depresor. Te ha ayudado, ¿no? Ha habido otro asesinado, ¿verdad? Nadie me lo ha dicho. No era necesario. Siempre lo sé todo. ¡Blanche! “Oh, Blanche, si tú no vienes, iré yo. Sí, iré yo. Pálidas manos amé junto al Shalimar.” Bueno, bueno. Stephen, estoy tan triste jeugos Stephen. ¿Dónde has estado esta tarde? ¿Por qué? Son míos. Ya lo sé. Me has desenmascarado. Eso no lo sé, pero, ¿por qué le has dicho al agente que no has salido? Sinceramente, no quería decirlo delante de nadie. ¡Qué estupidez! Si te hubieran visto, nos habrías metido en un aprieto. ¿Dónde estabas? Profesor, yo jeugos Blanche, ¿te importaría dejarnos? Vamos a dejarlo. Estás enfadado porque me he llevado a Blanche. Porque desde que llegué a casa, Blanche y yo jeugos nos conocemos bastante bien. Siempre te pasaste de risueño. Desde pequeño. Era una de las cosas que a mi padre le disgustaban de ti.



Remonter