PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Campeonato Mundial De Baloncesto, Juegos de Campeonato Mundial De Baloncesto, Campeonato Mundial De Baloncesto Gratis

Campeonato Mundial De Baloncesto ¿Y las flores? ¿No ha puesto ninguna? La Sra. Viñal se cuidará de eso. ¡Ah, bien! Aquí tiene. Su esposa, ¿se encuentra bien? Mejor no puede estar. ¡Oh, qué bien huele el asado! ¡No quiero bromas! Recuerde presentarme la cuenta a mí. De acuerdo. ¡Huela! Debe esperar algo bueno. Lo que voy a anunciar hoy es importante. ¿Una buena noticia? Aún no lo sé. ¿Qué vino vas a poner? Chablis con los langostinos juegos juegos y Mouton Rothschild con el asado. ¡Ah, estupendo! Gracias por haber venido. No, por favor, amigo. ¿No me das un beso un día como hoy? Pero, ¿qué pasa, hoy? Ya verás, ya verás. Tengo buenas noticias. Por favor. Por aquí. Buenas noches, Sr. Marchand. Aquí tiene el menú. Todo está listo. ¿Qué? ¿Les gusta el menú? Sí. No estoy acostumbrado a salir como hice anoche. Es verdad. Pregúnteme ahora si nos hemos hecho de rogar. Porque ahora sólo tomamos patatas para cenar. Pero, dime, ¿cuáles son esas noticias? ¡Espera a los postres! Aunque, estoy tan impaciente. Querido Sr. Marchand, ¿Puede traerme una aspirina? Sí, señor. Querido Sr. Marchand, juegos Vd. me conoce desde que era muy pequeño. Y, por otro lado, yo la he conocido a ella desde que era una niñita. Así, que he tenido que esperar. Pero, ahora, ya gano . pesetas al mes juegos juegos y casi he encontrado un apartamento. En resumen que, para empezar, ¡Albert! En fin, ¿no le parecería bien que Eva y yo nos casemos? ¡Los langostinos asados especiales para el Sr. Stanislas Marchand! *Gitana de pelo rubio, *con ojos color de mar. ¿Es usted el Sr. Stanislas Marchand, juegos el novelista? En efecto. Hace años que esperaba este momento. Pero, ¿qué le está haciendo? ¿Sabe usted quién es este hombre? Desde luego. Lamentablemente se vio obligado a abandonar su país, por sus ideas. ¿Por sus ideas? Pero si es un auténtico canalla. La mayoría de la gente piensa que no puede haber perdón para él. ¡Escucha! Me llamo Berthier. ¡Berthier! ¡Berthier! ¡Berthier! ¿Has oído bien, bastardo? ¡Berthier! André Berthier era mi padre y tú lo denunciaste; sí, lo denunciaste. Le detuvieron y murió en Auschwitz.



Remonter