PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Juegos de Best Copa Del Mundo De Héroes juego gratis

En mi caso, eso empezó viendo un programa de televisión adorado por niños de todo el mundo, pero que, para mí, era objeto de pesadillas. ¡Scooby-Doo! El siguiente paso era enfrentarse cara a cara con perros de verdad. Aunque con un cristal de por medio. Vale, suficiente. Y, por último, un encuentro en la tercera fase, contacto físico con un miembro de la especie canina. Hola. Quisiera hablar con el veterinario. Esperaba que tuvieran un perro o dos anestesiados que pudiera ir a acariciar. Claro, espero. ¿Con quién hablas? La Clínica Veterinaria de Medford. ¿Por qué? Intento superar mi miedo a los perros antes de que afecte más a mi familia. Cielo, no tienes que preocuparte por cómo nos afecta. La nana recibió un puñetazo en la cara por mi culpa. No, no fue por tu culpa y, para que conste, tu nana recibe puñetazos en la cara constantemente. Igualmente creo que tengo que tomar una acción positiva. Hola. Sí, hola. Qué lástima. ¿Y uno suave y pequeño que acabe de morir de viejo? Ya basta. Lo siento. En Marcos , dice que “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. ¿Alguien quiere adivinar lo que significa? ¿Missy? Significa que hay que ser amable con la gente que vive al lado. Eso es. Pero los demás se pueden ir al infierno. Missy, aquí no usamos esa clase de lenguaje. Y, si lo piensas, en este mundo, con todas las formas de viajar, todos son nuestros prójimos. Sí, Sheldon. ¿Cómo amamos al próximo cuando nuestras madres se odian? ¿A quién odia tu madre? A la tuya. Mi madre odia a tu madre. El mundo es un pañuelo. Vale, paremos un momento. Mi madre también odia a su abuela. Porque perdió una pelea con ella. No, ganó. Eso dijo. Val, parad. Paremos. Puede que esto sea difícil de entender, pero vivir y querer, la vida cristiana, no es siempre lo más fácil. Sí, Billy. A mi madre tampoco la vuelve loca usted. Amad al prójimo, ¿vale? Estoy más que dispuesto a mirar hacia otro lado cuando mis parroquianos no se llevan bien entre ellos. Esas cosas pasan, pero cuando pasa a ser un problema para los niños, tengo que intervenir. No hay ningún problema, salvo que estas dos se creen mejores que yo.



Remonter