PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Árbitro Derribado Tiempo, Juegos de Árbitro Derribado Tiempo, Árbitro Derribado Tiempo Gratis

Pídale perdón a su madrecita Juegos ¡Oye, Fiodorito! ¿Puede llamarse “bolsa de dinero“ el que es desheredado? ¿P qué. barín? ¿Acaso Juegos ? ¡Barín! ¡Oh, dios Juegos ! ¡Así mismo! ¡Detente! ¡Vamos, agárrenla! ¿Qué significa Juegos ! ¡Déjenme, suéltenme! ¡Miserables, monstruos asquerosos! ¡Suéltenme! ¡Bestias! No se indigne. Vas a vivir aquí y te casarás con un general. Pero olvida al necio, hijo mío. ¿Sabes cuantos brillantes llevas encima? Por unos cien mil, si no cuestan más. Daré bailes. Devuélvame mi vestido. Desdeña. Basta, Príncipe, no busco culpabilidad. AI contrario, doy posibilidad de justificarse. Pero, mi situación es poco envidiable, cuando me privan de su confianza. Entretanto, sólo soy el primer ciudadano de Ia patria. Ustedes se alzaron en armas, contra un amigo de su causa y de esa manera trabaron mis propósitos. En Ia altura en que me encuentro, es imposible que no vea, que si bien algunas personas fueron culpables, existieron algunos motivos generales para Ia indignación. Pues, muchas personas están involucradas. Para mí más importante es saber eso y no Ia culpabilidad de una u otra persona. Usted tiene esposa, Ia hija de Rayevskiy. Hace poco, nació su hijo. Usted puede no preocuparse, príncipe, sus hijos son mis hijos. Si promete ser fiel al trono, Io puedo perdonar. Gracias a Dios, ya pensábamos que había pasado algo. ¿Cómo está ella? ¿Ya vino el médico? Calma, príncipe, el médico ya Ia vio. Además, sin médico se sabe Io que tiene. ¿Qué se sabe? Las náuseas se repetirán. Si dios quiere, en invierno tendremos un nieto. Serguéi Grigorievich, le pido que, de ser posible, no me abandone por mucho tiempo. Casi nunca estamos juntos. Es algo terrible, pero yo apenas Io conozco a usted. Levashov. Por favor. Yo puedo perdonarlo, príncipe Serguéi Grigorievich. Majestad, esa es Ia desgracia: usted Io puede todo, está por encima de Ia Iey. Yo desearía que sus súbditos dependieran de Ia ley y no de Io que le convenga a usted, de sus caprichos o de su estado de ánimo. Hay que encadenarlo y encerrarlo como un malvado.



Remonter