PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

Android Fútbol, Juegos de Android Fútbol, Android Fútbol Gratis

Android Fútbol También era mi padre. Yo me inclino a pensar que los dos le decepcionamos. Ninguno se ajustaba a su idea de hombre de verdad. Un ciudadano con armas, bebedor, duro y temeroso de Dios. Solía decir jeugos que los fuertes sobreviven y los débiles mueren. Qué equivocado estaba, ¿eh, Albert? Porque tú y yo, los mansos, hemos heredado la tierra. Seré franco contigo, Stephen. No me caes bien. Nunca me has caído bien. Nunca confié en ti. Y tienes razón, no me gusta jeugos el interés que tienes por Blanche. Y otra cosa, he tenido la responsabilidad de tu madre, tu madre, no la mía, durante años. Estoy cansado y agobiado y creo que debemos tomar una decisión. O tomas la decisión y te marchas definitivamente, o si lo prefieres, te quedas y dejas que me vaya yo. Helen, parece que hayas perdido a tu mejor amigo. No te preocupes. Si intentan hacerte algo, les pego un trompazo en la mandíbula. Míralo así, Helen. El asesinato es como una lotería de un millón de dólares. De verdad. Mira. Coges el periódico y ves la foto de alguien que ha ganado un millón. Coges otro periódico y ves la foto de alguien que ha sido asesinado. Nunca soy yo, nunca eres tú. Siempre es otra persona, ¿no? La seguridad de los números. Estamos Oates y yo, el profesor y Stephen jeugos Te cuidaremos. Y Carleton. Yo no contaría demasiado con él. Y la enfermera Barker. Sería tan buena como un hombre. De hecho, a veces pienso que es un hombre. Por si os interesa, hay alguien en la puerta delantera. ¿Qué quiere? Vengo a ver a la Sra. Warren. Es el Dr. Parry. ¿Le han llamado? Hola, Helen. Supongo que primero llamaron al Dr. Harvey. ¿La Sra. Warren me ha hecho llamar a mí? Vaya, mi primera paciente. Me alegro, quería tener una larga conversación contigo, Helen y la tendré antes de irme. ¿Cómo está, Dr. Parry? Bien, ¿y usted, Sra. Warren? ¿Conocía a mi marido? No. Por supuesto. Murió antes de que viniera. Se parece un poco a él. Paso firme, mano fuerte jeugos Buenos ojos. Gracias. Sé que usted le quería mucho. Me dijo que no era tan hermosa como su primera mujer, pero que tenía más puntería.



Remonter