PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

La 4ª y la Meta 2014, Juegos de La 4ª y la Meta 2014, Gratis La 4ª y la Meta 2014

La 4ª y la Meta 2014 No hago más que decepcionarte. Tengo la sensación de que es lo único que hago. Ya te lo he dicho otras veces. Basta. ¡Basta! Olvida esa rutina, todo ese fatalismo, lo de que nunca va a pasar nada bueno. No es una rutina. ¡Eh! ¿Qué tengo que decir? ¿Qué tengo que hacer para llegar a ti? Necesita un entorno estable. ¡Es ella la que es inestable! Claro. ¿Por qué será? Luka. Es su hija. Ya me encargo yo. ¿Es que acaso le importa? Gracias. ¿Cree que esta es la primera vez juegos juegos que tengo que tomar una decisión así con Molly? Ojalá fuera la primera, pero no. ¿Y si quiere volver a casa? Ahora es porque está asustada. Tiene miedo. ¿Pero qué ocurrirá cuando volvamos y todo empiece de nuevo? Vuelva a intentarlo. ¡Ya lo he hecho más de mil veces! Es posible que sea una mala madre, pero yo ya no puedo más. Disfrútela ahora que es pequeña. Todavía no tiene edad para odiarla. Solo juegos Solo intentaba calmar al niño. Ya sabe, con el guante, el globo. No te preocupes. Ya, pero pudo haber muerto. Sí, pero no ha muerto. Eres uno de los mejores médicos que han pasado por aquí en mucho tiempo. Tendrán suerte de tenerte aquí. Una carta mía no significaría mucho. Simplemente me toleran juegos juegos saben que puedo aguantar turno tras turno. Y mañana seguiré haciéndolo. ¿Has pensado en tomarte un tiempo? Sí. Sí. Y en volver a casa. No sé. Hace tiempo vi un dibujo en una revista. Un hombre está sentado en una habitación con dos puertas. En una pone: “No entrar”. Y en la otra pone: “No salir”. Así que juegos juegos él se queda ahí sentado juegos juegos sujetando su sombrero. Solo nos quedan quince minutos. ¿Quieres seguir hablando? ¿O quieres que lo hagamos? Un traslado, dos admisiones y desaparezco de este lugar. ¿Ya estás lista? Sí. Pero no pensaba cambiarme ahora. Así puedo irme directamente al casino. O hacerle los coros a Tony Orlando. ¿A quién? Es igual. Nos vemos fuera. Vale, voy a pedir un taxi. Disculpe, señorita. ¿Puede decirme dónde está la cafetería? Lo siento. No trabajo aquí. Todos en el ayuntamiento estamos abrumados por la muerte de Keith Mitchell. Era un hombre joven, brillante y lleno de vida juegos juegos con un futuro muy prometedor al servicio de la ciudad. Había consagrado su vida a llevar dignidad y oportunidades juegos juegos a los más desfavorecidos de nuestra comunidad. Aunque su muerte ha sido repentina, inesperada y desgarradora juegos juegos su espíritu pervivirá en sus contribuciones a los programas sociales juegos juegos y en los miles de personas a las que benefició. Nuestro recuerdo y nuestras oraciones acompañan a la familia de Keith juegos juegos a sus muchos amigos, y a todos aquellos a los que ha afectado juegos juegos esta tragedia inevitable.



Remonter