PUB



FavoriteLoadingA 0





TOQUES:

4Fútbol, Juegos de 4Fútbol, 4Fútbol Gratis

4Fútbol ¡Ya basta! ¿Viste? Interrumpió al Canciller. Dios está contigo, Federico. Quiso que fueras el emperador de Roma. Quiere que seas el emperador del mundo. Continúa avanzando hacia el sur. No puedes detenerte ahora. Es imposible. Majestad, los hombres temen a la peste juegos Debemos irnos de esta ciudad infectada. Tiene razón. Es cierto. De acuerdo. Díganles a sus hombres que nos vamos.. Regresamos a casa.. Eso es todo por ahora. ¡Eugenie! Prepárense para partir. Son muchos anillos, Alberto. ¿Quién tiene que ponérselos? Aquí hay pocos dedos. Te equivocas, amigo mío. Aquí hay dedos de sobra para ponerse estos anillos. Verán, llevo pensando en esto muchos años. Los soldados imperiales emplean el miedo y la muerte juegos para dividirnos y controlarnos. Todos tenemos miedo.. Pero si invertimos ese miedo juegos y lo usamos como una fuerza propulsora para unirnos a todos juegos podríamos volvernos invencibles. Después de todo, ¿qué tenemos que perder? ¿La muerte? ¿La muerte? Muerte a los soldados imperiales. Sí. Muerte a los soldados imperiales. Podríamos convertirnos en la compañía de la muerte. ¿La compañía de la muerte? Sí.Es una buena idea. Sí, la compañía de la muerte. La muerte en nombre de la libertad. Muerte o libertad, amigo mío. ¡Te vas a meter en un buen lío algún día! Ahí está. Ottone! Me recuerdas? Lorenzo! ¿Qué haces aquí? ¿Ya te cansaste de los juegos de navidad? Ya te dije que no es posible. Ya estoy haciendo demasiado. Esta prisión está llena de escoria. Nadie se dará cuenta. Estos dos. No, estos dos no. Casi matan a dos soldados imperiales. Elige a otros dos. No, quiero a estos dos. ¿Quiénes son estos? ¿Quiénes son? Quien soy? Somos ciudadanos que están hartos de las injusticias. ¿Y qué? Parte esto. Ahora parte esto. La humillación que ha sufrido Milán durante estos años es ahora intolerable. Brescia estará de su lado para ayudarlos contra el Emperador. Y también para reconstruir Milán. ¡Sí! ¡Sí! Nosotros, el pueblo de Mantua, no nos quedaremos de brazos cruzados. Pero ya saben todos cuál será la respuesta del Emperador.



Remonter